Shadow House


Las muñecas están relacionadas con multitud de relatos misteriosos y el cine bebe de esas fuentes como el caso de la muñeca Annabelle o Chucky, El Muñeco diabólico. Como sucede con los payasos, se prestan a relatos donde cobran vida y no suele ser para bien.

Los Shadow son una familia peculiar que imita a la nobleza pero que no tiene rostro. De hecho, utilizan muñecas vivientes para sus actos sociales. Emiliko es una de esas muñecas, asignada a Kate, joven que pronto deberá presentarse en sociedad.

Sus tareas son limpiar (sobre todo, ya que el hollín que desprende Kate, especialmente cuando se enfada, impregna todas las estancias), estar limpia y siempre dispuesta a lo que le mande su ama.
Pese a su torpeza, se establece un fuerte vínculo con su ama, ya que será su cara visible.

Shadow House de Somato (dúo compuesto por Nori e Hitoshi) empezó a publicarse en la revista Shuukan Young Jump (Shueisha) en 2018, llevando cinco tomos hasta la fecha.

Somato es un artista al que atraen las sombras y la oscuridad como ya se vio en Kuro y cuyo estilo de dibujo no deja indiferente a nadie: preciosista, lleno de matices y detalles que hacen que nos perdamos en las viñetas, en el buen sentido. Una narrativa fresca, dinámica, que no deja nada al azar y muchas de sus viñetas no precisan ni de texto.

Me encantaría destacar la inclusión de páginas a color, donde disfrutar de ese mundo victoriano que tan bien representa y que podemos disfrutar incluso con los detalles de las baldosas de las casas; poner como separador los vestidos y complementos que llevará Emiliko en cada ocasión es un plus de molonidad. Si definiera su dibujo, espectacular sería la palabra.

Cuando una termina el primer tomo, le da la sensación de que lo que necesitan los Shadows es un espejo fictício. Más que un espejo, poder transmitir a los demás sus emociones.

Kate las transmite a través del hollín y Emiliko termina aprendiendo a «leer»
 sus sensaciones por la cantidad de hollín que hay o lo que cuesta limpiarlo. Sus expresiones faciales es algo que le trae de cabeza y que solo puede intuir cuando Kate está de perfil.

Una muñeca que debe ser perfecta: saber comportarse, vestir y estar como cualquier joven de la alta aristocracia, con la particularidad de que está interpretando un papel, ya que ella no es más que una criada y ha sido creada para ese fin.

¿Y qué tiene de especial este relato?

A grandes rasgos, el misterio. Como Somato dosifica las dosis para que nos adentremos en el extraño mundo que ha creado y en el que se abren un abanico de posibilidades, desvelando cada cosa a su debido tiempo, haciendo que prácticamente devoremos los tomos para saber, puesto que siempre deja aparentes interrogantes sin resolver.

A medida que vamos conociendo a más miembros de la familia y sus respectivas muñecas, crece el deseo de saber. ¿Por qué unas parecen siempre enfadadas? ¿Cómo logran parecer prácticamente una imagen espejada de sus amos?

Es una historia que nos sumerge en los anhelos humanos, en lo que realmente importa y retrata un tipo sociedad que todos conocemos, donde prima la hipocresía y los deseos ocultos.

Eso sí, Emiliko presencia cómo Kate tira a la basura una muñeca de porcelana que se ha roto, sin miramientos. ¿Sucederá lo mismo con ella si llega el día que su ama no la necesite?


Ficha Técnica:

Nombre Original: Shadows House シャドーハウス

Autor: Somato

Género: Misterio

Categoría: Seinen

Nº Tomos: 5 (abierta)

Fecha Publicación: 218 (Japón), 2020 (España)

Editorial: Milky Way

Publicar un comentario

0 Comentarios