Itaewon class



El famoso dicho «querer es poder» toma especial relevancia en la historia de la que os voy a hablar, donde las adversidades se tornan retos y el poder como tal puede cambiar de bando. Y la amistad. La amistad lo es todo.

                Park Sae Royi entra en el instituto sin amigos. Ve como Jang Seung Won acosa a un chico y nadie hace nada, ya que es el hijo del presidente de una de las compañías de restauración más famosas: Jangga Company. Pero Sae Royi no puede dejar pasar la humillación y le golpea. Automáticamente será expulsado.

                Su padre trabaja para Jangga y cuando es requerido en el despacho del director junto al presidente de Jangga, renuncia a su cargo pues está orgulloso de cómo ha criado a su hijo.

                Juntos, Sae Royi y su padre abrirán un restaurante y ambos están contentos, hasta que un desafortunado accidente acaba con la vida del padre… Por un coche conducido por Jang Seung Won.




                Este dorama está basado en el famoso webtoon de Gwang Jin y se estrenaba en enero de 2020 con 16 episodios de una hora de duración (aproximadamente).

                La productora Showbox contó con el guion del mismo Jin y la dirección de Kim Sung Yoon, conocido por dirigir Discovery of Love (2014) o Moonlight Drawn by Clouds (2016) y siempre se rodea de buenos artistas. En este caso, el papel de Sae Royi está interpretado por Park Seo Joon, cantante, actor y modelo que debutó en 2011 con la película Perfect Game y al que hemos podido ver recientemente en el dorama What’s Wrong With Secretary Kim? (2018). Su aparente frialdad física le hizo el candidato perfecto y, como curiosidad, es el único que no cambia de peinado a pesar del paso de los años (y el actor terminó harto).

                Kim Da Mi se mete en la piel de Jo Yi Seo. Debutó en la película Romans 8:37 en 2017 y esta es la primera serie en la que participa. Su personaje es el más irreverente y al principio bastante sobrado de la serie. Como curiosidad, su personaje en la película The Witch (2018) le granjeó multitud de premios.

                Yoo Jae Miung encarna al presidente Jang Dae Hee. Veterano actor que inició su carrera en 2001 con la película The Last Witness. Su personaje es uno de los mejores villanos que podemos apreciar; sus cambios de humor y transformación a través de los años son sublimes.

                Y vamos a hablar de la historia en sí, porque no hay personajes secundarios. Cada uno tiene una historia y juntos formarán el puzle.

                Sae Ro Yi y Soo Ah se conocen desde el instituto. A él le fascinó su independencia, pues era huérfana y el padre de Park la ayudó con los estudios; tienen una relación que va más allá de la simple amistad y donde nos quedamos con el pensamiento de ambos: saldrán cuando Sae Ro Yi sea rico.

                Pero aparece Jo Yi Seo. Irreverente, influencer y sin miedo a nada que decide apostar por Sae Ro Yi tras una serie de casuales encuentros; la acompaña Jang Seung Soo, el segundo hijo del presidente de Jangga, dejado de lado por ser ilegítimo y que descubre que le gusta y hará lo que sea por conseguirla

                Un expresidiario, un trans y un guineano que no habla inglés, pero sí coreano, forman el elenco del bar de Sae Ro Yi, el DamBan.




                Se trata de una historia bien llevada y que podría traducirse como canto a la libertad ya que todos los personajes con los que se cruza Sae Ro Yi terminan entendiendo su filosofía: el negocio está en las personas.

                Del otro lado tenemos el poder aplastante de una gran empresa que todo lo ha solucionado con dinero de por medio y a la que no le falta de nada, desde corrupción policial a sobornos.

                El accidente del padre de Sae Ro Yi termina culpabilizando a un inocente y con Sae Ro Yi en la cárcel por agredir al verdadero culpable.

                DanBam se abre en la zona más carismática de Seúl y se juntan los que de otra manera no tendrían ninguna posibilidad (menos Yi Seo) y aprenden a vivir de otra forma, con otras miras y más tranquilos.

                No podemos dejar atrás la banda sonora, donde encontraremos temas desde Veryvery con With Us hasta V, miembro de BTS que interpreta Sweet Night.




                Muy recomendable para llorar un rato y esperar un romance que igual no llega. Odiaréis al presidente y a su hijo a partes iguales y descubriréis una filosofía que no parece tan descabellada: valorar a las personas.

Publicar un comentario

0 Comentarios