Boys Over Flowers


Corría el año 2009 cuando vi este dorama que podéis disfrutar ahora (11 años después) en la plataforma Netflix.
Ha sabido envejecer muy bien y guarda esa esencia romántica que nos hizo acercarnos a los doramas coreanos: el famoso cuento de la Cenicienta.

Geum Jan Di trabaja en la tintorería de sus padres, son una familia muy humilde.
Al ir a entregar un uniforme a la prestigiosa escuela Shinwa, se encuentra con que su cliente está a punto de tirarse desde la azotea, harto del bullying al que es sometido; Jan Di impide que se tire delante de todos y al salir en la prensa, la presidenta decide darle una beca para lavar la imagen de la escuela.
Una vez allí, Jan Di se topa con los F4, cuatro chicos ricos que deciden qué, quién y cómo se hacen las cosas. Nadie está en su contra.
Gu Jun Pyo es el líder, heredero de toda la fortuna del grupo Shinwa, pretende darle su merecido a Jan Di cuando no se disculpa por un pequeño accidente.
Jan Di recibe la famosa carta de los F4 que la deja a merced de todo el alumnado para que hagan con ella lo que quieran...

Basada en la famosa obra No me lo digas con flores (Hana Yori Dango) de Yoko Kamio, es la adaptación a live action que más éxito ha tenido a través del tiempo. Prueba de ello es la reposición en Netflix.
Protagonizada por Goo Hye Sun como Jan Di. Empezó como aprendiz de cantante y casi debuta con el grupo Fin.K.L. en 1998 y tras varios intentos, le aconsejaron la actuación. Debutaba en el drama Drama City en 2004. Su papel como Jan Di le valió el apodo La novia de Corea; su fuerza y calidez al mismo tiempo, enamoraron a toda una generación.
Gu Jun Pyo está encarnado por Lee Min Ho. Debutó como actor en el drama The Lost Empire en 2001; un accidente automovilístico en 2006 casi trunca su carrera, pero volvió con mucha fuerza y su arrogante personaje en Boys Over Flowers lo hizo conocido a nivel internacional. Como curiosidad, compuso el tema My Everything para este drama y siempre figura entre las caras más bonitas del mundo. y actualmente le podemos ver como protagonista en The King: The Eternal Monarch.
El tercero en el triángulo amoroso es Yoon Ji Hoo interpretado por Kim Hyun Joong. Debutó como cantante en el grupo SS501 en 2005 y paralelamente protagonizó su primer drama Can Love Be Refilled? . Tras Boys Over Flowers, protagonizó Playful Kiss, donde mostró al antagónico de su personaje: si Ji Hoo es dulce y comedido, Seung Jo es el pedante y estúpido. Su popularidad, sigue en alza ya que su último drama fue That Moment When Time Stops fue en 2018 y poco antes de la pandemia, estaba de gira cantando.

Como ya hemos dicho, se trata de la historia de la Cenicienta: chica pobre enamora a chico rico.
¿Y qué la hace especial para que tenga tantas adaptaciones?
Toca diversos temas sociales, no sólo la diferencia económica. En este caso, el bullying, la lealtad, la sociedad ancestral con valores que no quiere cambiar.
Sin embargo, lo que más me chirría es la sobreactuación de la familia de Jan Di, no sólo por sus exageradas expresiones, también porque pese a ser de origen humilde, no miran todo lo que debieran por su hija. Les puede ver y oler el dinero. Cuando Jan Di entra en la escuela o cuando se pelea con Jun Pyo, no la apoyan: no quieren ver que existe algo más que el poder económico.
Y vamos al triángulo amoroso.
Gu Jun Pyo lo tiene todo: belleza y dinero. Precisamente por eso, descubre que le falta lo esencial: sentimientos.
Lo arregla todo a golpe de billetes, incluso pretende comprar a Jan Di para que sea su novia. No entiende la negativa y mientras avanza la historia, vemos que sus carencias vienen de la infancia, donde se callaba sus pataletas a golpe de talonario.
Su mayor apoyo siempre ha sido Yoon Ji Hoo. Callado y con un leve autismo, arrastra un trauma infantil que se vio "suavizado" por la presencia de Min Seo Hyun, a quien considera su primer amor.

Ji Hoo siempre está ahí para Jan Di. Se da cuenta de cómo le hace crecer como persona, le acerca a su abuelo (los padres de Ji Hoo murieron en un accidente y el abuelo se desentendió... No más spoilers) y descubre que siente. Antes las personas le daban igual. Ya no.
Al inicio de la historia, Jan Di se prenda de Ji Hoo pero la insistencia de Jun Pyo y la apertura de su corazón, cambian de lado la balanza.


¿Y los otros dos miembros del F4?
Song Woo Bin es hijo de un mafioso y su personaje es poco trascendente. Todas las bandas callejeras le conocen y tan sólo está bien con los F4, que lo valoran como persona, no como hijo de quién es.
Y So Yi Jeong. Encarnado por Kim Bum, una de las sonrisas más bonitas de Corea, es el artista. Escultor de prestigio que no quiere mantener relaciones serias debido a que su padre es un picaflor y lo que sufre/sufrió su madre. La amiga de Jan Di, Ga Eul se encargará de mostrarle las bondades de las relaciones.

Y aquí viene mi opinión más personal.
Yo me hubiera quedado con Ji Hoo.
Porque le demostró a Jan Di cómo era de importante, poniéndola por encima de todo y de todos.
Que sí, que la relación con Jun Pyo parece muy romántica y hace valedero aquello de "el amor empieza a palos". Jun Pyo tiene un fondo noble y su desarrollo como persona es espectacular... Pero un personaje apático, autista que solo parece expresar sentimientos a través de la música, llega a sonreír, a sentir, a llorar.
La madre de Jun Pyo merece capítulo a parte. Es un personaje espectacular, no solo por lo malísima que es, el porte, la elegancia de la actriz Lee Hye Young eclipsa a todo el que se acerque en la escena. Le cuesta ceder pero tiene una mente maquiavélica...
Lo dicho, es una historia que ha sabido pasar el filtro de los años y que disfruto como el primer día. Recomendadísima.

Publicar un comentario

0 Comentarios