Reiraku




No podía pasar que Inio Asano tuviera nueva obra editada en nuestro país, y que no le hiciéramos una reseña. Cómo sabréis - y si no, ahora os cuento - contamos en nuestra página con reseñas de sus obras como Solanin, Nijigahara Holograph o Buenas Noches Punpun. No negaré que Asano es un autor que me fascina y me parece interesante a partes iguales y, salvando esos dos tomos de historias cortas y Dead Dead Demon's De De De De Destruction, me suelen gustar sus obras.

                En cada una de ellas refleja un momento vital y profundiza sobre algún tipo diferente de «dolor del alma». Si bien, en Buenas noches, Punpun nos narra las inquietudes del crecer o en Solanin nos muestra el duro golpe de la adultez que hace que abandonemos nuestra primera juventud, Reiraku es un paso más allá.



                Siempre me ha dado la sensación de que Asano utilizaba sus mangas tanto para reflejar su personal desasosiego hacia la sociedad en la que vive, como sus propios traumas. Así, en Reiraku podemos ver la figura del mangaka Kaoru Fukazawa, que acaba de publicar el último tomo de su exitoso Sayonara Sunset y que, después de varios años, tiene por fin tiempo libre. La historia precisamente empieza ahí, en ese interludio en el que, digamos, le da tiempo «a respirar» y pararse a ver qué pasa a su alrededor y qué pasa con él. Es entonces cuando el título del manga, Reiraku, o en su traducción directa al castellano, Cuesta abajo, se nos presenta como la pista principal que Asano nos da sobre su obra: Kaoru empieza a planteárselo todo y sufre una crisis existencial que bien podríamos resumir de forma simplista como «crisis de los 40».

                No obstante, ya os digo que sí, que muchas chanzas sobre este tema, pero que enfrentarnos a ese vacío existencial, a ese «¿Qué narices he estado haciendo con mi vida hasta ahora?» o al famoso «¿Me habré equivocado siguiendo este camino?» o «No me podido cumplir mis sueños de adolescente» hacen que sí, que de forma irremediable caigas cuesta abajo y que de ti mismo dependa dónde pares la caída según tu propio margen de maniobra.

                El protagonista pasa por ese momento en el que, después de terminar su manga, se siente vacío y no sabe qué hacer. Además, la relación con su esposa se rompe y él se encapricha de una prostituta de mirada felina mucho más joven que él.

                Es interesante que nos paremos a hablar del tema de la «mirada felina», ya que resulta fundamental para entender la psicología del protagonista y la historia. Nada más empezar el manga, el autor nos habla de una antigua novia que tuvo cuando era joven y que le marcó muchísimo en sus inicios como mangaka. Esta idea parece atormentarle y Reiraku realmente nos contaría en ese quiebro que tiene el protagonista el qué le dijo, en donde sólo al final, con un salto atrás en el tiempo, se nos revela con exactitud la enseñanza que le brindó y que Kaoru no supo ver.



                Reiraku ha sido publicado en España por la editorial Norma en tamaño A5 con 14,5 x 21 cm, tal y como hizo con las ediciones de Solanin del mismo autor. Tiene un total de 240 páginas en B/N junto a 6 a todo color y con papel satinado para destacar aún más sus colores. El manga en cuestión tiene un coste de 9,95€ y, teniendo en cuenta que los precios del mercado de los tankouboun normales rondan los 8 €, considero que es una edición bastante barata.

                Para mí, la publicación de Reiraku supone volver al Asano que tanto nos sorprendió en el pasado, por lo que os recomiendo encarecidamente esta obra.

Publicar un comentario

0 Comentarios