Meteor Garden 2018


Había una vez un chico muy guapo, muy rico y muy listo que cae en brazos de una chica del montón, pobre y no muy lista.
Sobre este argumento se asientan la mayoría de los dramas románticos orientales y Meteor Garden no iba a ser la excepción; la diferencia está en que no es la chica quien persigue al chico, sino todo lo contrario.

Shancai Dong ha conseguido una beca para estudiar en la prestigiosa Universidad de MingDe. Allí, van los mejores, destacando un grupo de estudiantes, llamados los F4, que son el espejo en el que todos quieren verse reflejados.
Cuatro chicos altos, guapos y los mejores en su campo que pertenecen a las familias más acaudaladas de Shangai.
El primer día de curso, Shancai tiene un encontronazo con el líder de los F4, Daoming Si que le pisa el móvil y poco después de reclamárselo, recibe el famoso comodín F4 para poder retar al grupo a una partida de bridge, ateniéndose a las consecuencias si pierde.
Un segundo accidente tiene lugar con la tarta que le hizo a su amiga, Li Zhen, que va a parar sobre Daoming Si.
Sólo Huaze Lei, otro de los integrantes del F4, parece ser una persona sensible...

Una de las muchas adaptaciones que tiene Hana Yori Dango de Yôko Kamio de las que podéis descubrir algo más en este post, nos descubre a un grupo de idols formado por Dylang Wang (Daoming Si), Darren Chen (Huaze Lei), Caesar Wu (Lan Ximen) y Connor Leong (Mei Zuo) que interpretan los temas principales bajo el original nombre de F4. Como curiosidad, Dylang Wang fue propuesto como uno de los rostros más bellos del 2018.
Shen Yue da vida a la inquieta Shancai Dong y actualmente la podemos ver en otro dorama llamado Another me donde comparte reparto con Connor Leong.
La serie consta de 49 episodios y se puede ver en la plataforma Netflix.

En un principio, Shancai se siente atraída por Huaze Lei, que parece ser el más sensible del grupo y su destreza con el violín y el piano, cautivan a nuestra protagonista. Sin embargo, Daoming Si también se siente atraído por alguien que le planta cara y a pesar de hacerle las mil y una para hacérselo pasar mal, lo cierto es que no sabe gestionar sus sentimientos.
Una relación que da comienzo con un beso accidental, que supone el primero de Shancai y que remueve los sentimientos de Daoming Si. A partir de aquí, las peleas y arrumacos están servidos.
Los sentimientos de Shancai por Huaze Lei van cambiando a medida que Daoming Si se abre, mostrando una familia prepotente donde la madre, Daoming Feng, es el terror de los negocios, no importándole sacrificar la felicidad de los suyos para llegar a su objetivo. Obviamente, no aprueba que su hijo esté con una "don nadie" y cree que es una cazafortunas, cuando es Daoming Si el que se empeña en conseguir el cariño de Shancai.
A diferencia de otros títulos como Playful Kiss (adaptación de Itazura na Kiss de Kaoru Tada) con la que comparte esas primeras líneas del post y la primera parte en la que Shancai adora a Lei, se desmarca con el triángulo amoroso que forma con Daoming Si, donde él está acostumbrado a tenerlo todo y no entiende que Shancai no se muera por sus huesos.
El famoso collar de estrellas que él le regala a Shancai, se agotó a las pocas horas de ponerse a la venta en China.

Y llegamos al final.
Personalmente, es una de las mejores adaptaciones a la obra de Kamio. Toda la esencia, como maduran sus protagonistas y su cambio de actitud, se deben principalmente a su protagonista masculino, Dylan Wang, cuyo cambio de expresión se puede constatar a medida que avanza la historia.
Lo que más me ha llamado la atención, es el vestuario. No por ir vestidos a la moda o a lo último: esos abrigos imposibles (que no se quitan ni cuando están en casa) que parecen prestados ya que se ven enormes, como tres tallas más de las suyas y esas chaquetas con diseños imposibles. Hay una secuencia en la playa, donde todos están con camiseta y bañador, menos uno, que va con una espantosa chaqueta arremangada. No entiendo esa moda.
Más allá de los fetiches de vestuario, es una historia de amor preciosa, que empieza siendo un bulling en toda regla y a la que no le falta de nada. Un clásico de los que no pasan nunca de moda, así que dadle una oportunidad y sobretodo, coged kleenex.

Publicar un comentario

0 Comentarios