A ponerse en el contexto de la obra y que fuera publicada en 1996, encima Japón tiene bastante intolerancia cuando se sale del patrón de conductas en las Revistas. Un verdadero logro para Tsukasa Hōjō, quien ya venía arrastrando varios galardones con su obra City Hunter, amén de las series anime y Ovas que salieron de su manga más exitoso. 


Luego de la muerte de su padre, Masahiko Yanagiba es visitado por su tía Yukari Wakanae para vivir con ellos, pariente que estaba alejada por parte de su progenitor. Sin tener donde ir y a punto de empezar la universidad, decide aceptar la invitación y descubre lo que es una familia. Aunque a la brevedad verá que, de normal, nada. Su madre murió cuando él tenía corta edad y su padre no deseaba saber nada de la familia Wakanae, pues era una "pareja de género inverso".

 Ambos tíos están travestidos y llevan espectacular su apariencia, de hecho, cuando usan su fachada original son muy risibles, factor que utilizaron para intentar no avergonzar a su sobrino. Este, poco a poco va entendiendo que no es nada malo lo que sus tíos hagan, y la tolerancia va aflorando de forma honesta y constante, queriendo que sean ellos mismos. 

La relación con el cuerpo es algo que no deja de mencionarse en la obra, la naturalidad, el cómo nos ven, y el problema que va surgiendo en la mente de Giba (sobrenombre que le queda al protagonista): si su prima Shion es hombre o mujer, ya que poco a poco se ha enamorado. 

"Es la primera vez...que los veía como un matrimonio normal, un feliz matrimonio normal" 

Con apenas recuerdos de su madre, y un padre casi ausente en su vida, Giba puede disfrutar de momentos que le son únicos, actos cotidianos se vuelven para él imprescindibles, y va madurando en su forma de enfrentar las adversidades. Un manga que toca el travestismo con muchos clichés y a la vez con una humanidad que desborda, cualquier individuo se sentiría más que feliz por tener a esos parientes y sin importar lo que la sociedad imponga, ya que la felicidad es cuestión de cada uno. 

Viniendo del autor de City Hunter, el ecchi no podía faltar y de manera risible como nos tiene acostumbrados, no roza el hentai ni por asomo, todo es mitad comedia y mitad seinen puro, una mezcla  que no para de dar buenos pasos en cada capítulo. 

Baños termales, vacaciones, fiestas, todo lo que nunca pudo disfrutar en su niñez ahora lo puede degustar de forma cálida, y de eso trata el guion: el tener un lugar donde ser llamado parte de la familia; el círculo se va fortaleciendo y vemos acciones que en un principio nos parecerían irreales en el protagonista. El amor que va adquiriendo a cada uno de sus parientes es algo latente y no para de querer verlos contentos, a pesar de los enredos y peleas que cada tanto emergen. 


La familia Wakanae tiene como pilares a los tíos del protagonista, Sora, mujer travestida en hombre, es un artista del manga con un séquito de ayudantes también particulares. Totalmente dando el perfil de "varón macho", y con un cuerpo acorde, nadie sospecha que en realidad es una mujer.

Yukari, a la inversa es una mujer con cuerpo de hombre, esposa de Sora y el hermano menor de la madre de Masahiko. Rechazada por su familia fue repudiada y temerosa de "infectar" a sus hermanos, razón por la que no pudo disfrutar la niñez de Giba. Una belleza que no duda en poner sus ideas y mantener la armonía en el hogar. Cada tanto tienen problemas debido a sus encantos o personalidad atrayente, y tienen divertidas aventuras donde son asediados por personajes totalmente enamorados, intentando no revelar sus secretos y ofender a sus pretendientes. 

"Shion, ¿eres un hombre o una mujer? Me gustaría que fueras una chica pero da igual, porque me he enamorado" 

Giba también tuvo que intercambiar su género por la falta de actrices en una película que se iba a estrenar en la universidad, y su alter-ego (llamado Masami) cayó en simpatía, disfrazado pudo razonar desde una visión más intimista. Esto le traerá dolores de cabeza cuando vea que hay mucha gente que cree que la chica es real y no un personaje de ficción, al punto de que integrantes de la mafia estén interesados y deseosos de verla a Masami nuevamente tras bastidores. 

Impresiona todo el séquito de personajes secundarios que van haciendo presencia, cada uno con sus propios traumas. No hay imposición de ideas o querer mostrar las diferencias, es sólo una muestra de la comprensión y aceptación de cada individuo, sin importar el género al que pertenezca, cada uno tiene un pasado doloroso por no ser aceptado en su vínculo de parentesco, y el futuro donde van aceptando su destino: ser felices aun a costa de perderlo todo. Reencuentros o rupturas también vienen de la mano, bien realista.

 Family Compo (ファミリー・コンポ Componente de la familia) se serializó en 14 tomos recopilatorios con el nombre de Wagaya ga ichiban (我が家が一番 "La mejor casa") y es una obra que, si bien tiene algo de drama en sus capítulos, lo que perdura es la comedia. Una obra distinta de Tsukasa Hōjō que nos hará reflexionar y reír en dosis iguales, nos vemos en otro número.