Promesas rotas


La casta de los samuráis nos pueden mostrar diferentes perspectivas del código bushido que tuvieron (o deberían haber tenido) en esos años tan turbulentos y llenos de peleas de guerrillas.

Cada amo tenía a su cargo algún soldado que se destacaba en ese rango, siendo éste recompensado gratamente por sus leales servicios, ahora ¿qué ocurre cuando una promesa no es cumplida? ¿Se debe rendir cuentas a un jefe que deshonra su palabra? ¿Cuál es el caso si el samurái es quien incumple lo pactado?

Hiroshi Hirata es un experto en la cultura de estos guerreros tan arraigada en el folclore nipón, mostrándonos hechos verdaderos, a veces hermosos pero sin negar las constantes traiciones dentro de los diferentes clanes, luchas cruentas y muchas veces poco honorables, la hipocresía por mantener el estatus de los que ostentan cargos sociales importantes, etc.

Beneficios de manejar la espada a la perfección es poder escalar económicamente y dejar a la familia un buen legado para el futuro, a la vez las riñas eran constantes y la muerte no era esquiva, esto dejaba a muchas esposas e hijos pequeñas a cargo de "padrinos" que también debían ser lo suficientemente activos con el arte de la katana.

En "Promesas rotas" la tragedia y la violencia pelean para quedarse con el primer lugar, romper algo preestablecido traerá desgracias para un lado de la balanza, sumemos la humillación, un poco de sangre y obtendremos historias auto conclusivas que se destacan por lo crudo y la acción del choque de las armas en el cuerpo de los protagonistas.

Muchos de estos capítulos tienen su base en pleitos que ocurrieron realmente, algunos con toques de realidad plena y pocos con técnicas que hasta Battousai Himura envidiaría. 

Son nueve los episodios, todos cargados de impetuosidad y hasta algunos con reflexiones sobre las acciones de cada bando, empezando con "Promesas rotas"

Para casarse con la hija de un honorable ciudadano, el protagonista tendrá que lograr traer la cabeza del enemigo de su futuro suegro, si lo logra obtendrá la mano y el matrimonio será una realidad. Sin embargo, el patriarca tiene otros planes y no desea un futuro con un samurái de bajo rango.


En "Muerte del doble" un gemelo se hace cargo de los desafíos y desastres que le ocasiona su hermano cobarde, ya cansado de su carácter caprichoso decide que no matará a nadie y abandonará la protección de tantos años.

 

Con "El problema de la tropa de transporte" visualizamos un juego de máscaras, donde las apariencias darán giros de acuerdo a lo que pase alrededor. El ejército del Este lucha a muerte con el Oeste, y un cargamento de arcabuces y explosivos que transportan un grupo de samuráis y campesinos podría ser determinante en la victoria. La traición por la ambición es moneda corriente pero el honor de un samurái no es cosa para tomar a la ligera.

Cuarta y quinta historia son dos adaptaciones de "Corte con el filo hacia abajo" y muestran una técnica mortal que no deja secuelas en el fallecido, un ataque que se activa luego de unas horas. El secreto está en controlar el aura, ¿cómo se puede mantener la mente despejada para usar todo el potencial?

En "Crónica de una rebelión sangrienta" Yakubo no tolera las injusticias y deberá frenar sus ansias de querer ayudar cuando su propia madre ceda a las impertinencias de un jefe local. A futuro tendrá que decidir cómo llevar la venganza, solo o acompañado.

Con "El impotente", Shinnosuke posee la fama de ser un mujeriego aunque sus andanzas pronto le traerán problemas al ser objeto de un padre enfurecido. Dejarlo vivo resulta mala decisión por su empeño en desgraciar todo a su alrededor, su tutor en la espada irá tras sus pasos.

"Guerrero indomable" revela a un samurái con habilidad y ego extraordinario, que busca pelear por cualquier motivo. Su ira sin razón va en aumento y no parece tener freno incluso en presencia de sus superiores.

Y para finalizar hallamos "Guerrero demoníaco", con órdenes de Ieyasu Tokugawa de arrasar con todo lo que esté en el Valle de Tatsuki y aplacar rebeliones menores. Un pequeño ejército conocerá a Onimaru (muy distinto a como se lo conoce en la mayoría de los cuentos) y tendrá que luchar con el poblado que no desea rendirse ni ante el Emperador.


El estilo del autor es muy variado y podremos ver desde trabajos con plumas, pinceles y técnicas diversas que retratan fielmente peinados, vestidos, casas castillos y el entorno propio de Japón. En negativo diremos que en muchas entregas hay protagonistas que se parecen de otras obras del autor, principalmente en las facciones del rostro.

Paisajes abiertos con ilustraciones elaboradas, pocas tramas, mucho dibujo y diálogos intensos y largos dieron a Hiroshi Hirata el título de ser uno de los pioneros del género Gekiga orientado a un público adulto con un estilo cinematográfico y temas más maduros, en Occidente se lo nombra como novela gráfica en vez de cómic.

Conocido principalmente por su constante aporte al mundo de los samuráis, una de sus obras más famosas es Zatoichi, que tendría  varias adaptaciones al cine siendo la más popular la interpretada por el actor Takeshi Kitano.

¿Es para recomendar este manga auto conclusivo? Si, absolutamente, palabra de pitufo, nos vemos en otro número.


Publicar un comentario

0 Comentarios