Ninja Scroll


Jubei Kibagami, ronin errante que vagabundea por todo Japón ayudando a poblaciones menores, se ve involucrado en la disputa eterna entre el Shogunato, el Emperador y las bandas delictivas que desean usurpar las altas esferas del poder en plena Era feudal.

Cuando Shimoda, una aldea alejada e inofensiva es arrasada por una misteriosa y letal epidemia, el clan Mochizuki intuye que algo se esconde detrás, y mandará a sus guerreros para averiguar la verdad... mala decisión: casi todos caerán bajo los «Ocho demonios de Kimon», seres con grandes y sobrenaturales habilidades para la lucha que derrotan con facilidad a los ninjas. Sólo se salva Kagero, una kunoichi que formará una dupla con Jubei para vengar a su equipo y a la vez conseguir la verdad tras los sucesos del pueblo maldito.


Dakuan, un anciano espía gubernamental de Ieyasu Tokugawa, también será parte de la partida, convencido de un futuro ataque político hacia el Shogunato, mostrando que el sigilo y la destreza también forman parte de un shinobi. Pero los enemigos son los que copan la pantalla debido a sus técnicas, mezcla de fantasía y monstruosidad, naturaleza, armas mecánicas y mañas que hacen maestros a sus portadores, incluso pólvora usada de forma muy original por parte de una asesina. Claro que el arma estrella es la katana, quien ose usarla contra Jubei deberá tener conocimientos avanzados para hacerle sombra.

Con el cuerpo enfermo y la administración del antídoto sólo si cumple la misión, Jubei se verá forzado a acabar con la amenaza mientras descubre que hay personas de su pasado involucradas en las huestes enemigas ¿Quién es la mano derecha del Shogun de la Oscuridad?

Animación:

El plato fuerte de este título es la increíble visibilidad y los detalles, y más teniendo en cuenta que hablamos de 1993. Nos hallamos ante una película muy pulida y cuidada al extremo, en especial en tomas que requieren la velocidad propia de las peleas y los movimientos fluidos de los combates.

Las tormentas al inicio, los efectos escenográficos del fuego y la lluvia nos hacen sentir que percibimos el clima en forma real, están muy bien logrados. A la vez las tomas tienen una cámara que ayuda; el gore es muy abundante y los personajes no temen morir pues es algo habitual. La fidelidad es lo que espera, ser ineficiente significa ser eliminado. 


La protagonista femenina es Kagero y está inspirada en el libro «The Kouga Ninja Scrolls», del novelista Futaro Yamada, con características muy parecidas. Yamada escribió más de veinte libros referidos a samuráis, ronin y ninjas que posteriormente terminaron casi todos siendo adaptados a películas.

Los años de esa época son mostrados como regidos por la violencia, traiciones y muertes constantes, imponiéndose entre los combatientes la ley del más fuerte. Mención aparte merece la presencia de Mujuro Utsutsu que, a pesar de ser un enemigo de Jubei, mantiene los códigos de pelear como un samurái, incluso ante la oportunidad única de dejarlo morir por caer en un barranco. En su lugar prefiere salvarlo y luego combatir con katanas.

Si la animación es espectacular y mantiene un alto estándar incluso para los valores de hoy, el guión en cambio es regular: ronin que accidentalmente encuentra problemas y debe acabar con montón de expertos no es novedad, aunque el carisma de antihéroe que posee Jubei y la acción constante hacen que tengamos simpatía, unido a su código de moralidad.

Estas no serían las únicas aventuras de este personaje ya que años después siguió «Ninja Scroll: the serie» con nueva animación, pero respetando las líneas de este aventurero, donde ayudó a resguardar una piedra sagrada y cuidó a una joven misteriosa (Ya hablaré de este título a futuro)

En resumen: El clásico por excelencia en cuanto a peleas de clanes ninjas. Las peleas sangrientas y escenas de violencia sexual al principio hacen que no sea apto para menores. Jubei y los demás personajes marcaron algo distinto para principios de los 90.

Lo mejor: La animación, de lejos es lo más destacado. Fotogramas sobresalientes

Lo peor: Una trama que no tiene originalidad.

Publicar un comentario

0 Comentarios