La espada del inmortal



Manji es un alma torturada. Condenado a la inmortalidad tras un sangriento pasado, su camino a la redención sigue invariablemente teñido de rojo. Con la salvedad de que se supone que solo seguirá derramando la sangre de villanos y no la de inocentes. Derramar es un decir. La realidad se parece más a chorros gore de serie z con extremidades volando por los aires. Incluidas las propias. Lamentablemente su inmortalidad, no viene con invulnerabilidad de regalo, ya que el dolor de sus heridas solo se ve compensado por sus sobrenaturales dotes auto sanadoras. 

Rin no es el prototipo de ángel vengador. Bella, joven e inocentemente estúpida; su parecido a la difunta hermana menor de Manji es la única baza que le permite obtener el apoyo a regañadientes de este último. Como única superviviente de la masacre a su familia, vengar a los suyos será el único objetivo que guíe sus pasos y Manji su vehículo para conseguirlo.  


Esta pareja dispareja protagoniza una combinación arriesgada de seriedad y petardez al mejor estilo de los populares chanbara. Por un lado, una trágica historia de venganza y redención, sazonada por otra parte con una galería de adversarios a cual más ridículo y poderoso a partes iguales. Entre ellos una letal bailarina, un friki tricéfalo inspirado en Black Sabbath (en serio) y un sordo con una flauta hipnótica, todos ellos seguidores de Anotsu Kagehisa, el líder definitivo que ha llegado para dar la buena nueva del espadazo acrobático bushido y el cual no habría tenido demasiadas dificultades en su gesta de no ser porque se trata de la misma persona que se cargó a la familia de Rin. Ay. 

Pero tanto artificio melodramático no destacaría por encima de las convenciones del género si no fuera por el cuidadoso y pictórico arte con el que el mangaka Hiroaki Samura imbuye esta fantasía de ultra violencia carnavalesca hasta convertirla en un regalo para la vista. No en vano se llevó el premio a la excelencia del Japan Media Arts Festival en 1997 y el premio Will Eisner al mejor título extranjero editado en Estados Unidos en el año 2000. Sin embargo, ello no impidió que en 2008 sufriese una adaptación animada que pasó sin pena ni gloria, tan mediocre que ni siquiera se molestaron en adaptar la historia completa. El live action de Takashi Miike de 2017 reavivó el interés en el título y finalmente, en 2019, el estudio Lindenfilms, de la mano de la co-producción de Amazon Prime, logró trasladar al medio animado el refinamiento estético del manga sin dejar colgadas a las audiencias a mitad de arco argumental. 

Bajo la dirección de Hiroshi Hamasaki, la trepidante acción deja escasos momentos para tomar un respiro, lo cual a veces puede ser un poco confuso si la audiencia no está familiarizada con el producto original. 31 volúmenes de matarile, mangueras de sangre, lloros y sucio politiqueo durante el periodo Sengoku, son un material muy extenso para comprimirse en apenas 24 episodios de 20 minutos. La adaptación se habría beneficiado de al menos un tercio más de longitud o de dos temporadas que cubriesen con más calma las motivaciones psicológicas de los personajes antes de verles hechos un colador. En el peor de los casos, siempre quedará el material de origen para quien se pierda en el argumento, que además es una lectura muy recomendada para cualquiera que disfrute de la ficción pseudo histórica-fantástica del Sengoku-Jidai. 

Aparte de las elaboradas coreografías en cada combate, la paleta de colores desaturados y las llamativas estampas del antiguo Edo y el Japón rural transmiten una sensación melancólica que es consistente con el tono del relato. La atmósfera queda redondeada con una acertada banda sonora consistente en instrumentos tradicionales, a excepción del rock alternativo del tema de apertura que, fuera de las frases en un inglés incoherente, tiene una melodía con tintes emo que no desentona del todo con el resto de la puesta en escena. Si todo lo demás falla, quedaos al menos con el trabajado estilismo de este título. 


Ficha Técnica

Nombre Original: Mugen no Juunin: Immortal

Director: Hiroshi Hamasaki

Estudio: Lindenfilms

Año: 2019

Género: Chanbara, drama, acción

 

Publicar un comentario

0 Comentarios