Spriggan

 


Yu Ominae es un estudiante de secundaria que es conocido por sus rudeza y mal carácter. Sin embargo, no deja de ser una fachada para esconder su trabajo: agente especial de la Corporación Arcam. Esta Organización secreta está conformada por los Spriggan, los mejores miembros del planeta para llevar a cabo misiones peligrosas, todas referidas a objetos secretos y muy peligrosos.

                Una Civilización extinguida y muy antigua poseía tecnología avanzada, en su paso a través del tiempo gobernó la Tierra, pero vio que sus Artefactos eran un problema para los habitantes. Así, dejó para la posteridad pistas para su uso, pero advirtiendo que dichas creaciones podían ser mortales. Arcam se encarga de que se les dé un buen uso, aunque la ambición y el deseo de poder de grupos terroristas lleva que los elementos arcaicos deban ser escondidos o destruidos. Armas extraordinarias corrompen a las almas corruptas y el destino de Yu es enfrentarse a nuevos enemigos, mientras vemos el pasado y su formación para llegar a ser el miembro principal del equipo.

                En el anime vemos la saga de «el Arca de Noé», donde una placa escrita en hebreo antiguo menciona los poderes ocultos y la ubicación de la embarcación referida en el Antiguo Testamento. La religión tiene su explicación en varios elementos de la saga y los Spriggan tendrán difícil su resolución. Este arco argumental es una de las varias misiones que aparecen en las páginas del manga, hallando además aventuras en el Polo Sur, México, locaciones en Europa, etc. Si bien al principio pareciera que sólo existen facciones humanas, lo sobrenatural mezclado con fantasía dan antagonistas dignos de analizar: clones de Adolf Hitler, soldados mechas, homicidas ambientalistas, personajes con habilidades mágicas o psíquicas, entre otros. Mc Dougal, niño pequeño que es mostrado como la parte más involucrada en la entrega animada de 1998, basa su poderío en la fuerza de su mente.

                Si esto parece que fuera referencia a Katsuhiro Otomo con la clásica Akira es porque el guionista del manga Hiroshi Takashige tiene mucha predilección con el primero, evidenciado aún más con los trazos del dibujante Ryoji Minagawa. El plus de felicidad fue contar en la cinta con Otomo para varios diseños conceptuales del Arca y secuencias animadas de acción, notándose claramente las influencias que mencionamos.


                Se recomienda el visionado de la versión remasterizada, así se aprecian la limpieza de los fondos, los colores nítidos de los paisajes y disfrutaremos más de la acción casi constante en los 90 minutos de duración.

                El protagonista, experto en artes marciales, es un excelente soldado que prioriza cada misión con empeño, cada cierto tiempo se revelan hechos tortuosos de su pasado (especialmente en las páginas del manga) y vemos en cada viaje las alianzas estratégicas junto a sus amigos, cada uno también con su habilidad única. En la versión animada muy poco de esto es visualizado ya que tomaron de base que el espectador conoce la historia, quedando el público occidental a tientas, un poco perdido, aunque esta entrega igual es recomendable.

                Además de su estilo de lucha, Yu tendrá como equipo un traje confeccionado de «Psychic Metal Oliharkon», que realza por 30 veces las potencias propias del portador.


                El manga fue compilado en once tankoubons desde 1991 a 1996. En 1998 la adaptación a película OVA y se espera en este 2021 una nueva entrega en formato serie anime a través de Netflix, que prometen será fiel al papel para ver la historia completa, pues en Occidente, salvando Alemania y algún que otro país suelto, sólo se publicaron los tres primeros tomos, teniendo que conformarnos con las traducciones de scans que con suerte podíamos hallar por internet. Nos vemos en otro número.

Publicar un comentario

0 Comentarios