El período Sengoku


El período Sengoku, o Sengoku Jidai (戦国時代), es un período de la historia japonesa que transcurre desde mediados del siglo xv hasta el siglo xvi. Está caracterizado por las enormes turbulencias sociales, las intrigas políticas y los conflictos militares casi permanentes. Este período se incluye como parte del Período Muromachi (1336-1573) y se da estrictamente con el inicio de las guerras ōnin en 1477 hasta que Oda Nobunaga destituye al último shōgun Ashikaga en 1573.

Las guerras ōnin (1467-1477)

El inicio del período Sengoku estuvo marcado por una década con diferentes guerras, denominadas guerras ōnin (応仁の乱 ōnin no ran). Estas se desencadenaron a causa del debilitamiento del shogunato Ashikaga tras el asesinato de Ashikaha Yoshinori en 1441, además de estar enclavado en un contexto de grave crisis financiera. Esta, fruto de una pésima administración fiscal por parte del gobierno central, se intentó solventar con una subida general de impuestos y con la creación de unas nuevas tasas que gravaban desde propiedades inmobiliarias, hasta el alcohol o los caminos. Esto acabaría derivando en una fuerte hambruna que azotó el país entre los años 1454 y 1461, lo que a su vez provocó numerosas revueltas populares.

Además, a esto hay que sumarle una serie de crisis sucesoras entre los diferentes clanes, como la que se vivió en el seno del clan Hatakeyama y el del clan Shiba, lo cual iba a arrastrar a otros clanes a una situación de conflicto. Dentro del shogunato también se dio un conflicto sucesorio entre Ashikaga Yoshimasa, hermano del shōgun Yoshimi, y el hijo de este, Yoshihisa.

Esto es no fue, al final, más que un pretexto para que los Hosokawa, liderados por Hosokawa Katsumoto, y los Yamana, liderado por Yamana Sōzen, suegro y yerno respectivamente, llegaran a las armas en 1467. Los Hosokawa defendían al hermano del shōgun, mientras los Yamana hacían lo propio con el hijo. Sus hostilidades provocaron la destrucción de una gran parte de Kyoto y la devastación del campo de Kinai.

En 1473 murieron ambos líderes de los clanes y Yoshihiza sucedió a su padre. Pero, lejos de terminar con el conflicto, este se alargó 4 años más, hasta 1477, donde ambos ejércitos, exhaustos, abandonaron la lucha

El período Sengoku

El período Sengoku es uno de los más complejos de la historia de Japón, por lo que nosotros nos vamos a decantar en este artículo por hacer un brevísimo resumen sobre él. Hay que tener en cuenta que, a inicios de este período, existían hasta 200 familias samuráis luchando entre sí, de las cuales muchas desaparecieron a causa de este conflicto.

Este período también se caracterizó por el derrocamiento de las jerarquías tradicionales, surgiendo otro tipo de organizaciones basadas en solidaridades locales, en las cuales los daimyō o bien no habían querido o bien no habían podido extender su autoridad, siendo estos expulsados por la fuerza. Esto también se debió a que Kyoto, la capital, y su región, Kinai, sede del poder del shogunato Ashikaga, perdió su papel político central, lo que favoreció este tipo de organizaciones, pero también vio el resurgimiento de las provincias, donde poderosos daimyō habían establecido su poder. Vamos a ver por partes cómo evolucionó esta primera fase del largo conflicto.

La región de Kyoto y Kinai

Oda Nobunaga


En esta región, sacudida por las guerras ōnin, a principios de este período aún no había visto el final del conflicto que se había gestado por la sucesión del clan Hatakeyama. A esto hay que sumarle la pérdida de poder efectivo del shogunato Ashikaga, en donde el cargo de kanrei, alto cargo funcionarial japonés justo por debajo del shōgun, pasó a la familia Hosokawa, establecida en varias provincias alrededor del mar de Seto. Esta familia mantuvo su autonomía colocando shogunes y peleando contra los rivales Ashikaga que a ellos no le convenían, pero de nuevo, tras otra disputa sucesoria, otra familia, los Miyoshi, aprovechó para quitarles poder, aunque fueran finalmente derrotados por Hosokawa Marumoto en 1532, tras lo cual recuperó el control de la corte del shōgun.

Las luchas continuaron. El clan Miyoshi, ahora dirigido por Miyoshi Nagayoshi, gobernador de la provincia de Setsu, logró recuperar su influencia poco a poco, llegando a derrotar a Hosokawa Marumoto en 1459, haciéndose con el control efectivo de la zona. Sin embargo, a partir de 1460 delegó gran parte de los asuntos políticos en su vasallo Matsunaga Hisahide, de Yamato, el cual intrigó contra la familia de su señor, llegando incluso a entronizar a un nuevo shōgun, Yoshihide.

Por otro lado, Ashikaga Yoshiaki había reclamado el trono del shōgun, para lo que tuvo que pedir ayuda al daimyō de Tōkai, Oda Nobunaga, que atacó Kyoto en 1568 y obligó a Hisahide a someterse y volver a Yamato.

Al lado de las luchas de los clanes daimyō, esta época también estuvo marcada por el auge del poder de las instituciones religiosas, donde destacarían los monasterios de Enryaku-Ji y el Hongan-Ji. Estos monasterios llegaron incluso a tener sus propias tropas, lo cual los condujo a una serie de disputas religiosas que sacudieron también la zona en este período.

La frontera con Kinai y Kantō

La derrota del clan Shiba durante las guerras ōnin provocó que el control de sus dominios pasara a sus vasallos: Echizen pasó al clan Asakura; Tōtōmi al clan Imagawa; Owari a los Oda; la provincia de Mino con el clan Toki, aunque posteriormente esta pasaría al clan Saitō y después al Nagai, en donde versemos el ascenso social de un personaje histórico muy influyente después, Saitō Dōsan.

Al oeste, la provincia de ōmi estaba dominada por el clan Sasaki, que a su vez se había dividido en dos ramas, los Kyōgoku y los Rokkaku. El primero apoyó a los Hosokawa y los segundo a los Yamada en las guerras ōnin.

Con el tiempo, los Rokkaku se fueron haciendo más poderosos, en gran medida por encontrarse en las rutas de comercio entre Kinai y Kanto. Por otro lado, los Kyōgoku acabaron por desaparecer, suplantados por el clan Azai, vasallos de los anteriores, que les disputaron el control del norte de ōmi a los Rokkaku.

En 1560, Imagawa Yoshimoto decidió marchar hacia Kyoto y atacó la provincia de Owari, en donde residía Oda Nobunaga. En la batalla de Okehazama (mayo/junio 1560), Nobunaga venció a las tropas de Imagawa con el apoyo de Matsudaria Takechiyo (más adelante conocido como Tokugawa Ieyasu) y el de Takeda Shingen. Ellos decidieron también terminar con el poder de los Imagawa en 1569.

Kantō y la zona oriental

Los Uesugi dominaba de facto esta región, pero estaban divididos en diferentes ramas que estaban en conflicto entre ellas. De todas, las más importantes fueron la ōgigayatsu y la Yamanouchi, que consiguieron imponerse a los Fushiyoshi. Sin embargo, Nagao Tamekage, líder militar de los Fushiyoshi, se enfrentó a su señor junto al apoyo del daimyō Hōjō Sōun, y lo venció.

El clan Hōjō, en gran medida gracias a esta asociación con Tamekage, se convirtió en una fuerte entidad política en el corazón de Kantō. Derrotaron a los Uesugi en el asedio de Kawagoe de 1545. Uesugi Norimasa entonces pasaría su cargo de Kanrei a Nagao Terutora, hijo de Tamekage, y lo adoptaría, pasando a ser conocido por la historia como Uesugi Kenshin, cuyo principal oponente sería el clan Takeda.

El oeste: ōuchi, Mōri, ōtomo, Shimazu y Chōsokabe

En las provincias occidentales de Honshū, las guerras ōnin también habían dejado un paisaje bastante revuelto. El clan Yamana, que había dominado el vasto territorio, ahora sólo controlaba las provincias de Inaba y Tajima.

Otro de los grandes clanes de esta zona, los ōuchi, consolidó su poder, pero su rivalidad con los Hosokawa acabó por debilitar sus posiciones provinciales a medida que los jefes locales se iban volviendo cada vez más autónomos.

A lo largo del mar interior de Seto también aparecieron clanes piratas, o kaizokushū, como los Murakami, cuyas tres ramas se establecieron en varios puntos de este mar, dedicándose al comercio, al robo y. ocasionalmente, a apoyar con su flota a algún daimyō.

La isla de Kyūshū se encontraba dividida entre varios clanes, como los Shimazu, los ōtomo o los Ryūzōji.

La isla de Shikoku, anteriormente bajo la autoridad Hosokawa, ahora estaba dividida entre varios clanes rivales, aunque acabarían siendo predominante el clan Chosokabe.

El norte y Ezo

Los clanes del Norte apenas se mostraban en contacto con lo que sucedía en otras regiones, aunque podemos destacar al clan Nanbu en el norte de Honshū o a los Andō en la isla de Ezo (Hokkaido).

 

Bibliografía

 

López-Vera, Jonathan: Historia de los samuráis. Editorial Satori, Gijón, Mayo del 2017.

Wikipedia:

·         Époque Sengoku: https://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89poque_Sengoku (Consultada el 27/08/2020)

Publicar un comentario

0 Comentarios