Sopas coreanas para vencer el frío


Ahora que llega el frío, nada como una sopa. Pero no de estas de sobre que llevan más glutamato que otra cosa y, sin desprestigiar un buen caldo gallego o un cocido, vamos a ver las deliciosas sopas coreanas.

Los caldos están presentes en toda la cultura asiática y no hay época del año en que no se pueda disfrutar de ellos. Eso sí, tienen la costumbre de llevársela directamente del fuego a la boca (eso de soplar como hacemos los occidentales, dejando que repose, no se lleva).

Arrancamos con el kimchi jjigue (김치찌개), que contiene una de las bases de la gastronomía coreana, el kimchi que tiene todo un ritual y cuyo ingrediente principal es la col china fermentada o baechu y que suele acompañarse de pimiento o chile rojo molido, ajos y cebollas.

La famosa kimchi jjigue
Se pone el kimchi en su jugo junto a la cebolla, pasta de pimiento verde, copos de pimiento picante, azúcar (sí, para restarle un poco lo que va a picar) y panceta (o trozos de carne de cerdo) en una olla y se echa agua hasta cubrir los ingredientes (o más si no os gusta espesa).

Se cuece diez minutos con la tapa cerrada con fuego fuerte y otros 15 con la tapa abierta y a fuego lento.

Añadimos tofu, lo sumergimos y lo dejamos cinco minutos más.

Se retira del fuego y añadimos aceite de sésamo y removemos con suavidad.

Se toma caliente no, lo siguiente.

El kimchi no es una comida, es una forma de vida y está muy presente en la sociedad coreana. Pero sopas hay muchas y variadas como en todas partes, pero sí hay unos caldos especiales que se toman en días determinados. Por ejemplo, para los cumpleaños se toman la Miyeokguk, (미역국) a base de alga wakame, que creen que da buena suerte, o para celebrar el año nuevo la TTeokguk (떡국), hecha con caldo y pasteles de arroz cortado finamente.

Sopa Miyeokguk

¿Y en verano no hay sopa?

¡Claro que sí!

Tenemos la Samgyue Tang (삼계탕), hecha con carne de pollo, arroz glutinoso, ginseng, jujube seco, jengibre y ajo hervidos a alta temperatura durante varias horas. Queda consistente pero si no os gusta espesa siempre se puede echar más agua.

Pero la que triunfa es la anti-resaca llamada Haejangguk, (해장국) hecha con col napa, sangre de buey (parecido a la morcilla) y diversas verduras cocidas en caldo de ternera. El resucitamuertos de toda la vida, que sirve como hidratante interior y que obviamente se debe acompañar con un buen banchan (guarnición coreana donde el kimchi es la estrella junto al arroz)

Una Haejangguk es justo lo que necesitamos en estas fechas.

Me comentaba una amiga que los coreanos se constipan poco… ¿Será el kimchi o tomar la sopa hirviendo la cura? Eso sí, tras una noche de norebang, será necesaria una buena Haejangguk.

Publicar un comentario

0 Comentarios