J-horror anthology (Colección de Junji Inagawa)




Abordar la narrativa japonesa llevada a televisión es largo, un camino donde cada uno tiene sus propios títulos preferidos que en su momento nos pudieron haber impactado pegándonos unos buenos sustos o al revés, sonrisas por temáticas opuestas al pensamiento occidental. Así hallamos desde Ringu hasta Dark Water, Premonition a Ju-on, cintas que luego fueron trasladados a su versión Hollywood pero, ¿qué pasa con los metrajes que son relativamente cortos, de escasos minutos? ¿Pueden llegar a gustarnos?

Cementerios y fantasmas, velas y aguas estancadas son moneda corriente en todos lados al igual que la venganza de entes o personas que sufrieron en vida, bienvenidos a la Colección de J-horror de Junji Inagawa donde veremos cortos (generalmente de 15 minutos) que nos muestran leyendas y mitos, muchos actualizados a la era moderna con el toque de la tecnología o reversiones de clásicos nipones.


Inagawa Shunji no senritsu no horaa
también conocida como J Horror Anthology: Underworld fue presentado entre el 2003 al 2005 siendo presentado por Junji Inagawa (maestro narrador contemporáneo de cuentos de fantasmas japoneses), es la mezcla de los cortos de Horror of a Shiver, Horror of Truth y Horror of Legend.

Bastante liviano en comparación con otras representaciones del folclore nipón, hallamos a personas pecadoras que se encuentran con destinos crueles, aunque también caen inocentes que visualizan eventos que no comprenden. Así comenzaremos con «Yamanba» donde unos reporteros tienen la idea de profanar y hacer noticia una leyenda de un espíritu, desconociendo que van a despertar fuerzas ocultas.

Con «Chainmail» se usa el tema del celular. Recordemos que en esos años hubo un auge de fantasmas que maldecían a través del aparato, así un trío de amigas intenta bromear con el suicidio de una compañera. ¿Resultados? nefastos. Muertes y la oportunidad de redención, si es que existe.

En «Morgue» la vida de un niño se apaga y un desconsolado residente, aprendiz de médico, experimenta una visita muy rara. En minutos el terror invade la sala mortuoria.

Sin gore y con comedia vemos a «Nurarihyon», un yokai que posee la cabeza con forma de calabaza, este ser toma sake y realiza travesuras siendo visible solo para algunas personas. Un niño lo estima y no deja de darle comida a pesar de la aparente indiferencia. Sin embargo, una noche la posada es asaltada por ladrones armados.

Si eres un ávido fanático del género de terror algunas historias te parecerán cercanos, otras aceptables y ciertamente muchas medio naif, la sangre no tiene mucha presencia y los sustos son para hacer escarmentar o sin consecuencias, si anhelamos un corto familiar tenemos «Visor de memorias», aquí tres amigos visitan una playa donde se reunían desde su niñez y conocen a una bella joven que está interesada en uno de ellos. Grabando con una cámara el éxito sentimental de su amigo el visor pareciera estar dañado.

La vida es lo más importante de todo, esta premisa será puesto a prueba en «Ángel guardián» donde una joven intenta quitarse del mundo terrenal por las deudas que aqueja ¿puede recibir una lección de todo esto?


Salgamos de la inocencia y regresemos con lo macabro, estos títulos no pienso desmembrarlos pues el nombre ya lo dice todo: «Tatuaje», «Abandonada en la montaña» y «Almas perdidas».

Finalicemos el recorrido con el terceto de «El viaje de los corazones rotos», «Lámpara de peonía» y cerramos con «La mujer Oso», aprobación de quien escribe.

Lo bueno es que al ser secciones de pocos minutos la trama fluye con rapidez, algo que en Occidente no estamos acostumbrados es a los tiempos lentos propios de Asia, lo malo es la poca empatización con los personajes por el mismo tema, empezamos a querer a algún/a protagonista y se acaba la narración. Efectos especiales bien logrados, de poco montaje enfocándose en los disfraces, humo y maquillaje.

Queda en cada uno ver si cada segmento escalofriante envejeció bien o mal aunque al ser de poca extensión cada capítulo no perdemos nada con probar.

Y a ti ¿te da miedo alguna leyenda o mito japonés? Nos vemos en otro número.

Publicar un comentario

0 Comentarios