Inner Senses

Yan Cheung es una joven que se muda a un nuevo departamento y, aunque aparenta ser una chica callada y solitaria, en realidad posee una fuerte depresión, un sistema de autodefensa ya que afirma que puede ver fantasmas. Cuando su prima le recomienda visitar a Jim Law, psiquiatra compañero de su esposo, aceptará ir solo para tranquilizar a su pariente hallando un nuevo sistema de ayuda, pues Law basa su profesión en que absolutamente cualquier desorden neuronal está basado en problemas de «acumulación en la mente».

Esta teoría se manifiesta en que la vida recoge experiencias a través de cuentos desde nuestra niñez, películas, libros y leyendas culturales que dan forma a los monstruos y demás casos paranormales, creando la mente los espectros y pesadillas.  Desde nuestro nacimiento el cerebro recopila las fantasías y nuestra mente se encarga de darle la forma final.

Poco a poco Yan va aprendiendo a confiar y abre su vida al médico rememorando el pasado, comprendiendo sus fobias y logrando alejar las apariciones, cambiando desde su actitud sea en pensamientos hasta en vestimenta, inicialmente desaliñada y sin importarle su imagen para ir transformándose en alguien sano, visiblemente mejor.

Manteniendo la distancia entre doctor y paciente Law empieza a exteriorizar ciertas patologías que reconoce como habituales en sus enfermos, sintiendo manías persecutorias, sombras, sonidos extraños y una desconexión temporal ¿puede estar inconscientemente reprimiendo su propio pasado?

Mientras la cinta discurre entre estos dos personajes, los secundarios toman la trama ofreciéndonos a peculiaridades tales como el propietario Tsui, quien alquiló el departamento del inicio y posee un complejo emocional con su familia que vamos descubriendo con el correr delos minutos. También hallamos a Wilson, mejor amigo del terapeuta y quien se preocupa por el deterioro de la psique de Jim, aunque éste lo atribuye a la falta de vacaciones, algo no tan descabellado al enterarnos que es un fanático laboral al punto de tomar pastillas para conciliar el sueño.

La inestabilidad emocional junto con un toque de romance va dando un giro hacia la mitad de la película, el psiquiatra pronto se asusta con las percepciones ¿es el ambiente o está volviéndose loco? ¿Todo con lo que combatió puede venirse abajo si cree en supersticiones? ¿Qué hay de verdad tras los sucesos sobrenaturales que de a poco son más tangibles?

Acostumbrado a lo racional, será el entorno quien intentará averiguar los motivos ocultos tras el cambio que el facultativo va manifestando sea en la casa o en su propio trabajo.

Los recuerdos reprimidos son una constante con pequeños flashbacks, lo suficiente para no cansar, pero sin dar pistas ni nada que se relacione con otras cintas similares, aquí el guión es simple y lineal, dejándonos con título que sobresale del montón. Algo que escapa de mí es la comparación que le han dado a Inner Senses con Sexto sentido, salvo el hecho de nombres similares y la temática fantasmal no hay nada en común, asemejándose tanto como un barco y un avión.

Es de señalar que en pleno 2002 fue el boom del cine asiático y hubo demasiado aporte en la temática terror/suspenso pero acá vemos un producto bien terminado, con ingredientes propios del género que son cliché como espejos escritos o canillas que gotean, sin los molestos efectos de sustos debido a ruidos fuertes, apariciones en primer plano con gritos agudos o histeria por ser arrastrados a las sombras.

El director es Lo Chi-Leung, conocido por Bug Me Not! (2005), Secuestro (2007) The Bullet Vanishes y The Vanished Murderer, con un amplio espectro de géneros que abarcan comedia, drama, policial y suspenso, su obra más conocida es Keeper of Darkness donde nos muestra a un exorcista que negocia con los entes vengativos, realizando misiones para que pueden descansar en paz.

Los actores se hallan cómodos en sus papeles, con actuaciones muy logradas y sus interpretaciones parecen reales. Buen manejo de cámaras, paisajes y algo innegable es la música, factor casi imposible de despegar en este género ya que la banda sonora muchas veces lo es todo, aquí hallamos que se puede reunir todos los factores y subir más escalones. El idioma cantonés viene normal y por supuesto que lo visualicé con subtítulos.

Espíritus, pesadillas, sonambulismo, el pasado de cada uno, el resultado de Inner senses es una ghost story que nos deja un buen resultado final, sin duda de las mejores que he visto en estos últimos tiempos a pesar de los años a sus espaldas. ¿Para recomendar? Definitivamente.

Una joya de Hong Kong que aliviana algo tan trillado como puede ser el cine de terror, guión adulto, no hay adolescentes que se emborrachan en bosques con amigos ni monstruos inmortales, efectos especiales justos, el desenlace muy bueno y pocos actores que logran que tengamos simpatía por el desarrollo de cada uno, realmente quedé impactado por haberme salteado este título, nos vemos en otro número.


Nombre
: Sentidos internos

Título original: 異度空間

Reparto actores principales: Leslie Cheung, Karena Lam

Música: Peter Kam

Duración: 100 minutos

Año:  2002

Publicar un comentario

0 Comentarios