Keep your hands off Eizouken!




«Diría que no es tanto acerca de terminar o completar un proyecto sino más bien el resultado de la pasión que se estrella contra las concesiones y la resignación».

            Y esto, queridos futuros (o actuales) artistas y creadores, imprimidlo, ¡enmarcadlo y colgadlo en un lugar bien visible y recordadlo como una de las lecciones más sabias acerca de la producción creativa que Keep Your Hands off Eizouken!  tiene para ofrecernos. El contexto consiste en tres estudiantes de bachillerato que unen sus respectivos talentos para crear un nuevo club dedicado a la animación: Asakusa en la posición de ilustradora, directora y conceptualista, Mizusaki como diseñadora de personajes y animadora y, por último, pero no menos importante, Kanamori al mando de la producción, publicidad y la voz del sentido común ante el alocado idealismo de las otras dos. A lo largo de 12 episodios, seremos partícipes de las aventuras y desventuras del trío mientras navegan por los laberintos burocráticos escolares y su lucha por sacar a flote cada uno de sus proyectos a la vez que se ven obligadas a seguir desarrollando sus habilidades con cada paso.





            Aunque el formato «Anime (o manga) dentro de otro anime» no es una novedad (Shirobako, Bakuman, etc), la historia y el magistral estilo de Yuasa y Science Saru proporciona una ventana única y refrescante al proceso de dar forma a ese universo paralelo que ya existe dentro de la cabeza de los creadores. Los lugares cotidianos como la escuela, la propia vivienda o los barrios de los alrededores constituyen un lienzo en blanco donde presenciamos una fluida transición entre la realidad y la fantasía como metáfora de la visualización de la historia. Los conceptos y los personajes cobran vida alrededor de las protagonistas a través de vibrantes sketches que parecen salidos de las mejores simulaciones de realidad virtual jamás vistas. Es una delicia para los espectadores vernos sumergidos en cada escenario de la forma e intensidad con el que sus creadoras lo están viviendo.

            El amor por la profesión se hace patente en cada plano de una manera que se puede entender casi autobiográfica. El autor original del manga, Sumito Owara, también plasma con cruel realismo toda una serie de dificultades de ese mundo sin dejar de lado la absoluta certeza de que todo ello sigue valiendo la pena el sacrificio por seguir el rico mundo interior de los creadores. De esta manera, el generoso festín de imaginación y comedia también se da de bruces con las crudas cifras que pueblan las miserias del medio a las que nuestro trío de heroínas se enfrenta desde el principio.

Imagen del anime «Keep your hands off Eizouken!»

            Paradójicamente, se puede decir a la vez que vivimos tiempos inmejorables y terribles para el mundo de la animación. Nunca antes había existido tal número de plataformas de reproducción ni la capacidad tecnológica para la producción de contenido y su difusión inmediata a una audiencia global. En paralelo, esta expansión no se traduce en mejores condiciones para sus artífices: infinitas horas de trabajo mal pagadas, márgenes de risa (cuando no hablamos directamente de pérdidas económicas) y fechas de entrega incompatibles con el tiempo que requiere un trabajo de calidad. El toque realista de la frase citada al principio se hace presente en las constantes tensiones entre lo que quieren hacer, cómo lo quieren hacer y qué es lo que finalmente pueden hacer.

            ¿Cuál es el precio de tus sueños? El expresionismo catártico de Yuasa nos pone a todos frente a un incómodo espejo en el que presenciamos un juego de equilibrismo en la cuerda floja, mientras se hacen malabares con los recursos disponibles para (intentar) lograr un producto más o menos satisfactorio. Owara y Science Saru tienen claro que sigue valiendo la pena.


Ficha Técnica


Nombre Original: Eizōken ni wa Te o Dasu na!
Director: Masaaki Yuasa
Estudio: Science Saru
Año: 2020
Género: Seinen

Publicar un comentario

0 Comentarios