Well-Intended Love


¿Imaginas que tienes una de esas enfermedades en las que necesitas un donante? Y ya sabemos que no sirve cualquiera, necesitas una compatibilidad y sobretodo, buena fe y ganas por parte del donante de cederte una parte de su cuerpo.

Y si el donante es guapo, rico y aunque no te conozca, accede, no te queda más remedio que enamorarte de él. ¿No?

A Xia Lin, una actriz de tercera, todo parece salirle mal. Le deja su novio y como colofón, le encuentran leucemia en su última revisión ya que tiene frecuentes desmayos.

Su vida parece no tener sentido hasta que le dicen que hay un donante totalmente compatible: se trata de Ling Yi Zhou, el CEO de una importante compañía. No sólo es compatible, podría costear todo el tratamiento.
A pesar de las primeras negativas de Yi Zhou, termina accediendo a hacerle una donación de médula ósea, pero a cambio le pide que se case con él, ya que su abuela está mal y desea verle casado y él no tiene tiempo de meterse en relaciones...


Conocida también como How, Boss Wants to Marry Me, se emitió en 2019 contando con 20 episodios la 1ª temporada y 16 la 2ª, emitida entre febrero y marzo de 2020.

Dirigida por Wu Qiang (The Eternal Love, Love Actually), cuenta en el reparto con Wang Shuang como Xia Lin. Prolífica actriz que debutó en el video musical Lena - 完美约会 (2009) y de la que hemos podido ver sus dotes interpretativas en doramas como Love of Obstetrics and Gynecology (2014) o Ban Shu Legend (2015). Su papel de mujer bastante insulsa, le viene como anillo al dedo.

Por otro lado tenemos a Xu Kai Cheng en el papel de Yi Zhou. Debutó con el drama The Queen of SOP 2 (2013) y el ser modelo y reputado bailarín, le hacía el hombre perfecto para encarnar al elegante y cínico protagonista.

Sun Jia Qi da vida a la cruel An Ran. Joven promesa que debutó con la serie Xiang Long (2018) y que encarna a la típica pija insoportable que cree que el mundo gira a su alrededor.


Que me iba a encontrar una serie machista, no lo dudaba. Que el argumento no hay por donde pillarlo, tampoco.

Una historia poco creíble donde un manipulador llamado Yi Zhou le joroba la vida a una pobre e inocente Xia Lin a la que no deja ni respirar sin que le tenga que pedir consentimiento, no es nada nuevo en la cultura oriental.

Cómo y por qué tiene Xia Lin leucemia, cómo llega hasta Yi Zhou y que le haga parecer más mezquino de lo que es (cambiar un matrimonio-pantalla por salvar una vida), encadenar casualidades que no son tal, como el ex-novio de Xia que resulta que está con una "amiga" de ésta que no sólo le quita el novio, sino que se vanagloria y pretende destrozar lo que le quede de ánimo.

Unos giros de lo más extraño donde aparece An Ran, la amiga de Yi Zhou, pija y perfecta que siempre creyó que llegaría casarse con él. No duda en envenenarlos para hacerles creer que es buena cuidándolos.


Y llegamos a una segunda temporada que se habría podido obviar. Sin pies ni cabeza (no la veáis salvo que estéis atados al sillón y no quede más remedio) donde nuestros protagonistas están en un mundo paralelo donde Xia Lin es una actriz famosa que discute con Ling Yi Zhou y terminan siendo la comidilla de la prensa amarilla. Dan una rueda de prensa para aclarar las cosas y todo da un giro cuando Yi Zhou dice que en realidad están comprometidos.

¿Es esto una antirecomendación?

No propiamente. La primera temporada es divertida sólo por lo irreal de la situación. De todas las situaciones.

Si no estuviera enmarcada como romántica, yo apostaría por el humor, porque reírte, te ríes.
Con la historia que parece tener, se queda en una comedia para pasar el tiempo cuyos giros argumentables la hacen poco creíble y el romanticismo, se presupone más que se ve. En realidad, es una historia de acoso y derribo que descubrimos más o menos cuando llevamos los ¿6 primeros capítulos? Hasta entonces, nos parece una Cenicienta bastante apocada.

Publicar un comentario

0 Comentarios