Good Morning Call


Imagina que vas a tu nueva vivienda y te la encuentras ocupada. Un tema de mucha actualidad que en la historia que nos ocupa, roza la parodia del romanticismo: encontrarte al chico más popular de la escuela.

Yoshikawa Nao se va a independizar de sus padres, ha encontrado un piso que está muy bien cerca de la escuela y aprovechará que ellos han heredado la granja de su abuelo para el traslado.
Al llegar, se encuentra con Uehara Isaishi, uno de los chicos más populares de la escuela... También tiene llave y enseña el contrato de alquiler.

Ambos llaman a la agencia que contrataron y su sorpresa es que han cerrado repentinamente. El arrendatario sube sube el alquiler, así que sin remedio, compartirán piso.


El drama es una adaptación del manga homónimo de Takasuka Yue, que se publicó en la revista Ribon (Shueisha) entre 1997 y 2002, reuniendo 11 tomos. Así mismo, gozó de una gran popularidad con la adaptación animada que constó de 27 episodios divididos en dos temporadas más una OVA.

En 2016 se estrenaba Good Morning Call (グッドモーニング・コール) para televisión con 17 episodios dirigida por Yo Kawahara y Takashi Fujio.

Fukuhara Haruka se mete en la piel de Nao. Debutaba oficialmente en la película Kids (2008) y sus distintas facetas como cantante, modelo y actriz, hacen de ella la idónea para representar a la estrambótica pero humilde Nao.

Por otro lado tenemos a Shiraishi Shunya que encarna a Uehara. Debutó en la película Seifuku sabaigaru II (2008) y su físico hiératico es el prototipo de belleza japonesa, así que perfecto para dar vida al irascible Uehara.

Sakurada Dori interpreta a Daichi. Debutaba en 2006 con el musical Tenimyu: The Prince of Tennis Musical Series; su carisma hace más creíble un personaje que lo tiene todo: belleza, educación y como no, estar enamorado de Nao.


Lo primero que nos encontramos es al típico personaje masculino, altanero e imbécil (lo siento, pero tenía que ponerlo) que cree que el mundo gira a su alrededor; además cuenta con su corte de seguidoras que ve en él al chico ideal.

Después está Nao, exagerada a más no poder con sus emociones y que de buena parece tonta que sufrirá la ira de esas "fans" cuando sepan que conviven juntos.

Y Daichi. El chico deportista, guapo y gentil que no entiende que Nao le rechace.

Ya tenemos el triángulo amoroso en el que no falta de nada, hasta los dos chicos se pelean.

No obstante, la historia da un giro con la aparición de Yuri (Mori Erika), cuñada de Uehara y por la que él siempre ha sentido algo más que amistad, es su primer amor. Su hermano no parece ser el marido ideal y parece que van a separarse... Yuri encuentra apoyo en Nao.

17 episodios en dos temporadas en los que vemos que poco ha cambiado la percepción de romanticismo en la sociedad nipona. Desde Itazura na Kiss hasta el que nos ocupa, entiendo que las chicas quieran parecer vulnerables (porque "los chicos" las prefieran así) pero es denigrante el trato que les dan y como llegan a arrastrarse. Mi concepto del romanticismo es otro, aunque tras ver varios dramas, ya no me sorprende.


Eso sí, me sigue fascinando la facilidad para el lloriqueo por cualquier nimiedad de la protagonista femenina y cómo Uehara (o cualquier otro protagonista masculino de otra historia) es incapaz de ver lo que ocurre delante de sus narices: lo que es tan evidente para Nao o su amiga Marina o incluso Yuri, es invisible para él.

¿Y cuándo los padres se enteran que su hija comparte piso con un chico? ¡Ay! El drama acaba de empezar.

Palomitas y a por ello.

Publicar un comentario

0 Comentarios