Romance is a bonus book



Hace muchos años teníamos una bonita sección de doramas en la revista. Por temas de la propia vida, tuvimos que dejar de hacerla, en parte porque la compañera que las hacía ya no tenía tiempo y por otra parte porque, aunque ahora no lo creáis, conseguir doramas antes no era tan sencillo. Pero gracias a Netflix, ahora podemos disfrutar de un amplio abanico de posibilidades para elegir.

                Yo me decanté hace unos meses por Romance is a bonus book, atraída por su temática editorial, tema que personalmente me parece interesante. En esta historia vemos que la protagonista, Kang Dan Yi, intenta volver a la vida trabajadora después de 11 años como madre y ama de casa. Volver a encontrar trabajo le está costando tanto que decide mentir sobre su currículum y decir que está menos cualificada de lo que está realmente para poder así entrar a trabajar como ayudante en la editorial de su mejor amigo, Cha Eun Ho, editor de la misma. Y así se sobrevendrán las tramas y los enredos amorosos entre los personajes principales del drama hasta el «final feliz» que todos esperamos.
                Podríamos decir que Romance is a bonus book es un 99% igual al resto de doramas coreanos, pero no, éste tiene algo que me ha parecido diferente y me ha hecho sentirme un tanto identificada. A pesar de la historia de amor, previsible desde el minuto 1, la serie aporta realidad a la trama a través de pequeños detalles y de un importante grupo de secundarios que dan lustre a la historia y la hacen poliédrica.





                Para empezar, me gustaría hablaros de la protagonista femenina, Kang Dan Yi. A pesar de tener una buena carrera y experiencia laboral, se da de bruces contra la realidad de la inserción laboral después de 11 años como ama de casa. Dan Yi ya no es una jovencita, tiene las ideas muy claras sobre sus prioridades y lo que es ella misma, lo cual no deja de ser curioso verlo en series donde los protagonistas suelen ser mujeres muy jóvenes que encuentran ese tan ansiado «amor verdadero» de película que te venden como lo máximo a aspirar. Dan Yi ya tuvo todo eso, le salió mal, y vuelve para seguir intentando vivir con dignidad, que para eso se ha esforzado, y poder cuidar de su hija. Pero el mercado laboral ya le recuerda que ser ama de casa no es un trabajo remunerado y desde luego, nada apreciado en realidad en la sociedad coreana.

                Otro personaje que me ha parecido especialmente interesante es el de Seo Young Ah, directora de marketing de la editorial Gyeoroo y casada en secreto con el editor Bong Ji-Hong. En dicha relación, que evoluciona de forma racional y no fantasiosa, podremos ver el reparto de tareas domésticas con hijo al cargo incluido y cómo se va depositando una carga mental en Seo Young Ah que su marido no tiene. Sorprendentemente, este hecho no es muy diferente a lo que la mayoría de las mujeres españolas vivimos, y es que, a pesar de los kilómetros, las diferencias no parecen tantas.

                Sólo he citado a dos de ellas, pero Romance is a bonus book está lleno de personajes muy bien escritos entre los que destacan sobre todo los de las mujeres.

                La serie presenta, además, de una manera bastante acertada la realidad del mundo editorial y de cómo funciona ese negocio, lo cual lo hace una fuente de interés si queréis saber cómo funciona una editorial por dentro.



                Romance is a bonus book consta de 16 episodios y fue dirigida por Lee Jung-Hyo, que ya había trabajado en las adaptaciones coreanas de The good wife y Mentes criminales. Jung Hyun-Jung, guionista de Five Enough o My first time, firma el guion de esta serie. La serie fue emitida entre enero y marzo del 2019 por la cadena TvN y ha llegado a los países hispanohablantes gracias a Netflix.

                En definitiva, si buscas un drama diferente, bien escrito y con temas más maduros que los habituales, esta es tu historia.

Publicar un comentario

0 Comentarios