Laura Dean me ha vuelto a dejar




Hoy quiero salirme de mi línea habitual de reseñas de comic intensitas para hablaros de una historia que me ha cautivado por muchos motivos. Aunque se trata de un cómic con macado carácter juvenil, habla de muchos temas interesantes para reflexionar, incluso de cara a un público adulto. Dejad que os hable de «Laura Dean me ha vuelto a dejar», una joya de Mariko Tamaki y Rosemary Valero-O’Connell, que se ha convertido en uno de mis imprescindibles de este año.

                La historia nos presenta Freddy Riley, que mantiene una tortuosa relación con Laura Dean, la chica más popular del instituto. Su historia de amor no lo parece ya tanto y ni los amigos ni la familia de Freddy logran entender porque sigue con ella si le hace tanto daño.


                El cómic nos presenta una relación tóxica a todas luces, pero desde un punto de vista más actualizado y muy enfocado en su tratamiento a un público adolescente. En esta historia podemos ver representadas las relaciones LGTBIQ+ de una forma total y absolutamente normalizada, lo cual lo convierte en una excelente apuesta para tratar de rellenar un nicho aún demasiado vacío y con un reclamo cada vez más importante.

                La historia no sólo se centra en la temática gay, sino que aborda varios problemas de relaciones utilizando a la figura de Freddy como eje central para mostrarnos, no sólo esta relación tóxica, sino cómo afecta ésta a su entorno, tanto familiar como a sus amistades. El cómic nos muestra, casi como reflexión final de la protagonista, la necesidad de reafirmarse en ella misma y no dejar que una atracción irracional se apodere de ella, como polilla atraída por la llama, y que destruya del todo lo que es ella y sus relaciones con las personas a las que quiere.

                «Laura Dean me ha vuelto a dejar» nos regala además a unos secundarios muy bien escritos y con sus propias historias, que dan una entidad a la trama mucho más profunda que lo que podría conseguir la historia principal. La trama de su amiga Doodle, con su embarazo no deseado y el tratamiento al tema del aborto, y la trama de su amigo Buddy y su pareja que no desea salir del armario frente a familiares de más edad, son otros de los temas que veremos aquí reflejados.



                Si el guion de la obra corría a cargo de Mariko Tamaki, autora de «Aquel verano» o «Skim», las ilustraciones corren a cargo de la muy dotada artista Rosemary Valero. Con una estética a medio camino entre el cartoon americano y el manga japonés, los dibujos de Valero son proporcionados, bien realizados, redondeados y detallistas. Sus personajes no entran dentro de los cánones actuales de bella y no por ello se le resta preciosismo a la obra, que nos regala un diseño de personaje personalísimo y más cercanos a la realidad que en otro tipo de cómics actuales.

                El uso de colores también es llamativo. La autora se ha decantado por colorear la historia con una gama de grises, que incluyen el blanco y el negro, y el rosa claro es el único color que se sale de esta escala cromática como elemento utilizado para contrastar y representar no sólo lo femenino, sino también el amor.

                La edición de «Laura Dean me ha vuelto a dejar» corre a cargo de la editorial La Cúpula, con una edición en rústica con solapas y un total de 304 páginas. Tiene un coste de 29.50 € y la podéis encontrar en cualquier librería especializada en cómics.



                «Laura Dean me ha vuelto a dejar» es una muy recomendable lectura para un público adolescente, en donde se nos muestra la cara amarga del amor y en donde se ponen en valor diferentes formas de amar. Aunque recomendada para un público juvenil, es una lectura amena y grácil sobre un problema que podemos encontrar a cualquier edad. Y es que nadie está libre de caer en las atractivas redes de alguna Laura Dean.

Publicar un comentario

0 Comentarios