Madrid Otaku 2019




Por Nicso-san


Estábamos esperando este año con gran esperanza la llegada de este evento, ya que no habíamos podido asistir antes, pero nuestras ganas se vinieron a abajo cuando estamos en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo y llegaron las 10 de la mañana y no se abrían las puertas, todo debido a un problema en la organización del evento. Los organizadores explicaron el contratiempo al público allí congregado que encargaron a una empresa especializada en montaje de escenarios para la instalación de los mismos. Esta empresa, según la organización, debía entregar una serie de papeles que certifican la instalación de los mismos y que cumple con las normativas. Esos papeles no llegaron a Madrid Destino que gestiona el espacio donde se celebraría el evento. Esto que provocó que pasara la policía y que viendo que no se cumplía la normativa en los escenarios no dejaban abrir las puertas al público.

                Después de dos horas, finalmente la policía nos deja pasar a todo el público, precintando todos los escenarios, por lo que todas las actividades que se celebrarían en la misma iban a tener o que cancelarse o modificarse. Este hecho hace que nuestra impresión sobre el evento no sea muy amplia al faltarnos actividades que comentar.

                Otro detalle importante que debería tener en cuenta la organización de cara a futuros eventos es que sigue realizando un mismo patrón para comprar entradas y acceso al recinto. Al agotarse las entradas online, todo el mundo que quería ir debía comprar la entrada allí esperando su turno dónde les atendió una persona únicamente, que también daba las acreditaciones para invitados, prensa y demás, lo que provocó aglomeraciones y quejas en el público. Esto lo hemos leído en diferentes blogs de otakus que habían asistido ediciones anteriores. Además, después había que esperar otra cola para el registro de bolsos y mochilas para acceder al patio de entrada al recinto. Esto provocó también mucho tiempo de esperas que unidos al contratiempo del sábado hace que el público se enfade sobre todo muchos padres que llevaban a sus hijos. Esto no es una crítica, sino más bien, una mención para tener en consideración en futuros eventos. También lo mencionamos sin conocer exactamente si ese medio de acceder lo obliga la empresa de seguridad para un mejor control de los chequeos y del aforo.

                En cuanto a la parte del evento propiamente dicho, no es un evento en magnitudes de público y de extensión como la Japan Weekend, ni cuenta con las mismas firmas editoriales. Esto no es negativo, intentan mantener más la esencia, intentar que los reclamos sean la reunión, las actividades y los invitados, y no ser sólo un evento comercial.

Dentro de Otaku Madrid tenemos para ver varias exposiciones pequeñas. Una sobre fotografía de la ciudad de Akihabara, otra sobre figuras japonesas y, por último, posiblemente la más interesante, la exposición-concurso 4koma organizada con la colaboración de la Academia C10 de dibujo, que son una serie de pequeñas historietas, con el fin de ganar un concurso de dibujo.

En cuanto a las actividades que se pudieron desarrollar está el visionado de capítulos de diferentes animes como Digimon; las actividades del instituto Kojachi, un clásico en estos eventos, que nos enseñará caligrafía e idiomas. Entre las conferencias podemos destacar la conferencia sobre películas de terror donde se hablaron de clásicos del cine japonés como éxitos actuales, analizando sobre todo los componentes que hacen que el cine japonés sea tan terrorífico y tenga tanto éxito por ese motivo. Una mención especial merece el grupo de música Iron Attack, quienes a pesar de la prohibición de utilizar el escenario realizaron fuera de él un mini concierto con sus grandes éxitos, aunque sin la batería que no pudieron moverla del escenario, aunque si con el sonido de las guitarras eléctricas.

                La zona comercial estaba dividida en dos zonas principales, las tiendas que vendían figuras y merchandising oficial y la zona de creación fan art donde ilustradores, creadores de objetos con nuestros mangas favoritos y creadores de elementos de cosplay se daban a conocer.

                Por último, y no menos importante, estaba la parte de los invitados donde se hicieron fotos y hablaron con los asistentes aparte de lo que luego hablaron en las conferencias que tenían asignadas.

                Madrid Otaku 2019 nos dejó un sabor amargo por no poder disfrutar al máximo de todo el evento por el problema que contamos al principio, pero con ganas de saber cómo habría sido si todo hubiera salido bien. Ganas de repetir el año que viene.

Publicar un comentario

0 Comentarios