Cine Freak Salvaje: El invisible Harvey


     
—...en esta viñeta, tomada desde el protagonismo de la madre de Calvin, vemos al niño y al tigre correr mientras ella no mira, y Calvin no lleva a un peluche de la mano, sino que un tigre corre junto al niño. Ello nos lleva a pensar que Hobbes tiene una existencia propia más allá de la imaginación de Calvin, y si nos vamos a otra tira de...

     —Nena, que sólo te pregunté si te gustaba el cómic — ZombiD me mira con gesto de derrota. Estamos en la biblioteca, me ha encontrado un álbum de Calvin y Hobbes que aún no había leído y, al preguntarme si me gustaba, le he soltado toda una disertación. 

     —Supongo que a veces me entusiasmo demasiado, jeje... — sonrío, y D asiente, cómplice. 

    Calvin y Hobbes es uno de mis cómics favoritos, porque prueba cuán lejos puede llegar uno imaginando, pero... ¿y si resulta que el amigo imaginario, es amigo pero no imaginario, aunque lo pueda parecer  ? De esta premisa parte nuestra cinta. Hoy, en Cine Freak Salvaje, El invisible Harvey.



Púca, Pooka: n.m. En la mitología celta, espíritu primario de carácter benigno, aunque travieso, generalmente encarnado en un animal antropomorfo de tamaño gigante, sobre todo conejos o gatos. El púca es amigo y protector de chiflados y borrachines, pero también de niños o personas inocentes. Muy relacionado con pixies, brownies y todo tipo de hadas. Descruza las piernas, no es bueno para la circulación.   

A todos nos gusta pasear en un precioso día primaveral, y el sr. Elwood P. Dowd (James Stewart) y Harvey (Harvey) no son una excepción, si bien ellos gozan de tan buen humor que, para ellos, todos los días son bonitos. Elwood camina charlando con Harvey, se sienta junto a él en el bar y lo presenta a todo el mundo con cordialidad. Sólo hay una pega: nadie ve a Harvey, sólo el propio Elwood. Esto ocasiona algunas discrepancias entre él y su arribista hermana, Veta, quien ve cómo todos sus intentos de medrar entre la alta sociedad de la localidad y conseguir buenas amistades a fin de casar bien a su única hija, se estrellan siempre contra el muro que supone tener un hermano menor tan encantador, cordial, afable... y tan completamente chiflado. Así, Veta toma al fin la decisión de hacer internar a Elwood de por vida en una institución mental, a fin de que no pueda ocasionar más desastres domésticos. 

Con excesiva frecuencia, decimos a los niños y aún a todo el mundo que "debe ser creativo" y que "debe ser él mismo", pero cuando las personas se deciden a mostrarse realmente tal como son o a ser creativas, esa manera de ser puede ser radicalmente distinta a lo que consideramos normal, y por lo tanto, lo rechazamos. Lo llamamos freak, raro, excéntrico, o chiflado y arremetemos contra ello. En el caso de Elwood, él es consciente de que los demás no ven a Harvey, pero él no deja de comportarse con él en público como si todo el mundo pudiese verle como puede él; habla con él, le lleva del brazo, no le deja en segundo plano en ningún momento. Esa actitud tan abierta con una criatura invisible para la mayor parte de la gente, para su hermana es algo preocupante, pero otras personas directamente se lo toman como una provocación, como si el dulce Elwood estuviese poco menos que buscando bronca sólo porque tiene un amigo un poco especial. No obstante, el protagonista, cual moderno don Quijote, no se dejará enfadar por nada ni nadie, y conservará su amabilidad en todo momento. 


En la novela gráfica La broma asesina, de Alan Moore, el Joker intenta volver loco al comisario
Gordon y, mediante una grotesca canción, nos asegura que la locura es el último refugio del hombre frente a las desgracias y la insoportable mediocridad del mundo. Con un punto de vista muchísimo más amable y divertido, pero vemos una concepción similar en la cinta que nos ocupa, y no sólo similar, sino que la manía de Elwood confiere a éste una pureza y una bondad como no vemos en ningún otro personaje de la cinta. Mientras que su hermana se rige más por los intereses de su escala social, mientras que los psiquiatras parecen conducirse sobre todo por egoísmo y carecen de todo pensamiento flexible, Elwood en cambio sólo quiere hacer amistad con todo el mundo, llevarse bien con todo el mundo y sembrar simpatía y bondad allí donde va. Su hermana desea hacer amistad con las personas adecuadas (los ricos) y buscar un casamiento con algún muchacho de buena posición para su hija, pero en cambio Elwood no tiene prejuicios; se dirige con mente limpia a todo el mundo, ricos, pobres, obreros e incluso ex presidiarios. Esto causa horror en Veta, pero nos ofrece a un personaje que, en su locura, resulta muchísimo más simpático y cercano que Veta en la sensatez. No es casualidad que, cuando el protagonista espera a su hermana leyendo un libro, escoja precisamente "Juicio y sensibilidad". 

No obstante el innegable alcoholismo del protagonista, conforme avanza la cinta esta nos da pistas de que Harvey quizá no sea una alucinación producida por la mente de Elwood. La propia Veta, en su primera entrevista con el psiquiatra, nos dice que ella, quizá inducida por la manía de su hermano menor, pero ha llegado a ver en alguna ocasión a Harvey. La película juega con esa dualidad creando situaciones muy divertidas, hasta que la realidad nos dé la contestación definitiva. Y como sucedía también en Calvin y Hobbes, cuando el mundo feérico y el real chocan, con frecuencia no es el primero el que sale peor parado con el choque. En la película vemos a muchas personas, supuestamente bienintencionadas, intentando que Elwood abandone a su amigo y se comporte como "una persona normal". Pero las "personas normales" que vemos pulular en la historia, son en su mayor parte aprovechados y egoístas, mientras que al protagonista sólo le conduce la bondad y el deseo de hacer felices a los demás. La propia hermana de Elwood, la primera y más firme detractora de Harvey, llegará a cuestionarse su propia manera de pensar cuando se vea obligada a preguntarse a sí misma cómo desea que llegue a ser, o siga siendo, su hermano pequeño.

El invisible Harvey está basado en la obra teatral Harvey, escrita por la dramaturga estadounidense y ganadora del Pulitzer, Mary Chase y estrenada por primera vez en Broadway en 1944. Tuvo tres adaptaciones cinematográficas, siendo la presente la más conocida, sin duda por las extraordinarias interpretaciones de James Stewart como Elwood, y de Josephine Hull como su hermana Veta, quien ganó el Oscar por su interpretación. Ha sido representada en teatro incluso en España, donde Adolfo Marsillach tuvo a su cargo a la vez la dirección y el protagonismo de la obra. 

El invisible Harvey es una película tierna y divertida. De un humor algo blanco e ingenuo quizá, pero muy agradable y de poderoso mensaje. Es una cinta que se te puede hacer aburrida si estás acostumbrado a un humor más salvaje como es el actual, pero que merece la pena ser vista para disfrutar de una historia que hace reír tanto como pensar. Cinefiliabilidad 7, lo que significa que se puede hacer algo lenta, es en blanco y negro y muy inocente, pero es ideal para una tarde de lluvia frente a un chocolate caliente y te dejará con un muy buen sabor de boca; una sonrisa al borde de una lágrima emotiva. 


Bueno, cada quien tiene las fotos familiares que prefiere, ¿no?

"Y ahora algo completamente diferente". Si no coges esta frase, tienes que ver más cine. 

Publicar un comentario

0 Comentarios