En un lugar de La Mancha, concretamente en Alcázar de San Juan, Bruno Redondo incursiona en el cómic con Wendal (2003). La Escola Joso en Barcelona le abre sus puertas y la llamada de los superhéroes no tarda en llegar: DC apuesta por su arte.
Sepamos algo más de él:

KZ- Te lo habrán preguntado muchas veces, pero siempre hay rezagados. ¿Cómo aterrizas en el mundo del cómic?

BR- Más que aterrizar, me críe en él, como la mayoría. Empiezas haciendo fanzines dibujados a bolígrafo, sigues dibujando para concursos y cualquier excusa que surja, hasta que cuelas tu primer cómic publicado por editorial. A partir de ahí cualquier oportunidad de seguir creciendo es buena, cómics publicitarios, storyboards, trabajo en estudio… en 2009 (creo) un editor americano, Scott Peterson, se interesó por mi trabajo, y me ofreció una serie de 4 números en Wildstorm (Push). A partir de ahí, me han dejado seguir currando para el mercado americano, así que bien.

KZ- ¿Qué autores te han influenciado y cuáles son tus favoritos?

BR- Cientos, sería innumerable. Carlos Pacheco, cualquiera que se apellide Kubert, Neal Adams, Arthur Adams, Joe Madureira, Akira Toriyama, Jeff Smith, Stuart Imonen, Olivier Coipel, y luego más cerca, muchos amigos de los que no paro de aprender, como Sergio Sandoval, Dani Sampere, Jorge Jiménez… pero me dejaré mogollón en el tintero, me dedico a esto porque me encanta el trabajo de toda esa gente que dibuja tebeos.

KZ- Empecemos con Wendal. Tres números (el 4º no salió por bajas ventas) en un mundo fantástico lleno de mitología, magia y acero. ¿Cómo surgió el argumento? ¿En qué te inspiraste?

BR- Bueno, lo de las ventas no sé si es verdad, pero es un poco más complicado que eso, pero ya es historia… Me pasé la adolescencia obsesionado con Tolkien, y también disfrutaba de obras de autor completo como Dragon Ball de Toriyama y Bone de Jeff Smith, de modo que quise contar mi versión del viaje iniciativo del héroe. Quizá algún día lo retome (más bien lo rehaga, aquello necesitaría un buen repaso, estaba muy verde).

KZ- Tras los pasos del de la triste figura retrata las vivencias de nuestro Quijote. ¿Llegaste a empatizar con el personaje? ¿Cuánto tenía de ti el caballero?

BR- Bueno, en realidad iba más a una tesis concreta, que suena a catetada, pero es algo en lo que he llegado a creer, que pone en duda el lugar de nacimiento de Cervantes (él nunca quiso revelarlo) y una posible inspiración para la obra y los personajes ubicada en mi misma ciudad de nacimiento, Alcázar de San Juan, vamos, que ese sería el «lugar de la Mancha cuyo nombre no quiero acordarme» que abre la obra. De aquello, de las investigaciones que hicieron gente más capaz e inteligente que yo, saqué en claro que QUIZÁ (así, en mayúsculas) Cervantes pudo nacer y conocer bien la Mancha por haber nacido aquí en mi ciudad (que conserva la única partida de bautismo no descartada de Miguel de Cervantes Saavedra), pero que seguro que el Cervantes de Alcalá de Henares no escribió el libro. Eso creo yo.

KZ- Cambiando de registro, aterrizas en DC. ¿Cómo llegas a Nutopia?

BR- Ya llevaba unos buenos años currando para DC cuando hablé con Pepe Caldelas sobre que fuese mi representante, ya que en realidad llevaba tiempo dándome buenos consejos sobre mi carrera, así que lo hicimos oficial, de modo que Pepe se ocupa de gestionar los marrones, y sigue dándome buenos consejos y velando por mí… se gana bien su porcentaje.

KZ- Hablemos de superhéroes. Injustice Gods Among Us, Batman Arkham Unhinged, Sociedad Tierra 2. ¿Qué se siente al diseñar personajes tan icónicos? ¿Cómo es imaginar todo un Universo?

BR- Bueno, no tengo que imaginarlo, solo pillo la estela de los titanes que me han precedido y que siguen haciendo un gran trabajo expandiendo DC. Sinceramente, me encanta mi trabajo, jugar con estos juguetes tan chulos, y que me paguen por ello.

KZ- En Injustice Gods Among Us, Superman es un dictador. ¿Cómo se lleva eso de darle la vuelta a un personaje que ha encarnado siempre al bien?

BR- Eso te pone en perspectiva sobre quien es de verdad Superman. Superman no mata.
En el momento en que Superman mata (como ocurre con el Joker en Injustice) el sistema de valores del personaje inicia una serie de consecuencias encadenadas que lo llevan a eso, a un monstruo irreconocible. Sé que muchos te dirán que si en tal cómic de Byrne nosequé, y que en la peli Superman 2 nosecuantos, pero estos personajes llevan depurándose y redefiniéndose décadas, de modo que el Batman que vimos con una pipa en su primera aparición, o surfeando con un bañador sobre el traje persiguiendo a un Joker igualmente ataviados, fueron Batman, Superman, para una generación, con otros valores… mi idea de Superman es la de alguien que es mejor que nosotros, que donde otros personajes con menos opciones dirían «vaya, no tengo más remedio que partirle el cuello al General Zod» -idea que puede compartir parte del público, la del escenario imposible- encuentra otra solución, encuentra la esperanza, la posibilidad que el lector no encuentra. Por eso es Superman.

KZ- Continuemos con los personajes. ¿Cuál es tu personaje preferido y por qué?

BR- Batman es mi favorito, sin duda, porque creo que como personaje supera el género del superhéroe, es fácil de entender desde fuera por lo universal de su drama y lo alucinante de su propuesta. El que algunos de los mejores talentos del medio hayan ayudado a darle forma a lo largo de su carrera (reverencia a Miller) ayuda. Superman también es de mis favoritos, y añadiría a Lobezno, Daredevil, John Constantine, El Detective Chimp, Doctor Who, Han Solo, Sherlock Holmes… pero creo que estoy ampliando mucho espectro.

KZ- Has pasado de ser autor completo (guion y dibujo) a encargarte sólo del dibujo. ¿Qué echas de menos de esa primera etapa? ¿Compensa hacer «cómics de encargo» contra los llamados «cómics de autor»?

BR- Bueno, en cierta época creía que sería más fácil abrirme paso en el cómic europeo que en el americano. Varios editores europeos y uno americano me sacaron de mi error en el mismo día en un salón de Barcelona (momento en que conocí a Scott Peterson). Por suerte, la mayor parte de los guionistas con los que he trabajado me han aportado cosas distintas de las que he podido aprender mucho. Tu trabajo siempre es sacar lo mejor de lo que recibes, y en ese sentido pocas veces he tenido que romperme el coco a sacar algo bueno de algo en lo que no creía (ha pasado).
Pero en general tengo suerte con los guionistas, sobre todo con Tom Taylor, con el que he trabajado durante 6 años, y también ahora con Dan Abnett, que comparte con Tom una escritura con mucho desarrollo de los personajes, cosa que disfruto mucho.
Quizá algún día me lance a la aventura de desempolvar mis viejas ideas y volver a escribir, pero no será pronto.

KZ- ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene trabajar para el mercado americano?

BR- Hombre, quizá la distancia, pero es una buena excusa para planificar algunos viajes para conocer a la gente con la que trabajas. y el cambio al Euro, que nunca nos beneficia (risas).

KZ- Imagina que te dan carta blanca para hacer un cómic. ¿Sobre qué/quién te gustaría dibujar una historia y por qué?

BR- Batman, Green Arrow y Black Canary. Llevo mucho tiempo trabajando en historias de cobertura “universal”, muy corales, y la verdad es que me gustaría trabajar en alguna historia más intimista en algún momento, menos personajes y más en su entorno, poder trabajar más en los escenarios que representan a cada personaje.
Tiempo al tiempo.

KZ- ¿Qué nuevos proyectos tienes en mente o sobre la mesa?

BR- Ahora estoy trabajando en un arco argumental de Titans con Dan Abnett. Los Titanes fue mi primer cómic de superhéroes de niño, así que es un proyecto que me hace especial ilusión.

KZ- Llegamos al final. Un consejo para quien quiera dedicarse a esto de los cómics…

BR- Que curre mucho, que aprenda de los mejores, tenemos grandes maestros en las estanterías, y que curre más. Y que disfrute de dibujar.