Full Metal Panic!




Existen muchos formatos audiovisuales que pueden servir como fuente de inspiración a la hora de crear un anime. Por norma habitual suelen ser adaptaciones de mangas homónimos que han tenido cierta popularidad, pero no siempre es así. Otros formatos como los videojuegos, libros, películas o series de televisión también lo son, y también tenemos que incluir otro que no es muy conocido en occidente, pero que en Japón es muy utilizado: la novela gráfica. En el caso que hoy nos ocupa, tenemos un anime que adapta una serie de populares novelas creadas por el escritor Shoji Gatoh: Full Metal Panic!

“Tu misión es clara: protegerla con tu vida”


FMP! nos cuenta la historia de Chidori Kaname, una huérfana adolescente de instituto, muy temperamental, que posee ciertas “habilidades” que desconoce. Nació siendo una «Whispered», es decir, una persona que posee un conocimiento innato heredado a nivel genético que alberga información sobre la «tecnología negra», un tipo de información que es completamente imposible de descifrar para un ser humano normal y que sirve para desarrollar una tecnología futurista que puede inclinar la balanza armamentística de las superpotencias mundiales.

                Tras descubrirse lo especial que es Chidori, Mithril, una agencia clandestina compuesta por mercenarios de todo el mundo cuyo objetivo es combatir el terrorismo mundial, envía a uno de sus mejores soldados a vigilarla y protegerla ante un posible secuestro terrorista. El elegido es el Sargento Sagara Sosuke, un soldado adolescente altamente cualificado pero con nulas dotes para socializar en la vida civil. Su misión es aparentemente sencilla: infiltrarse en el instituto de Chidori como un estudiante de intercambio para vigilarla y protegerla las 24h del día.


“No soy un simple soldado: soy un especialista”





FMP! es una adaptación de una serie de novelas ligeras creadas por el escritor Shoji Gatoh, de reconocido prestigio, que además participó en la serie como guionista. Fue serializada por la editorial Kadokawa Shoten (que ha albergado mangas populares como SAO, Lucky Star o el más reciente New Game!) desde 1998 hasta 2011, ya finalizada. La adaptación al anime se produjo a lo largo de tres temporadas que cubren parte de las novelas (con algunos ligeros cambios), y próximamente se estrenará la 4ª temporada en durante la primavera de 2018, que se llamará Full Metal Panic! Invisible Victory. La primera temporada fue animada en 2002 por el estudio Gonzo (conocido por animes como Gantz, Afro Samurai o Hellsing, entre otros), y cuenta con 24 capítulos. Las dos siguientes temporadas corrieron a cargo del estudio Kyoto Animation (incluida la nueva temporada por estrenarse), conocido por animar series como K-ON!, Free! O CLANNAD, entre otras, y constan de 12 y 13 capítulos cada una, más una OVA. Las tres temporadas tienen un tono bastante diferente entre sí, y no solo por la animación, si no por la temática y desarrollo de las mismas.

                La primera temporada es la más larga y la que nos sumerge de lleno en la historia, se divide en dos partes bien diferenciadas: por un lado nos cuenta las andanzas escolares de los dos protagonistas, Chidori y Sosuke, siendo la primera una chica con mucho temperamento que, por alguna extraña razón, entra en perfecta sintonía con Sosuke, un soldado con nulas habilidades sociales y completamente paranoico que ve ataques terroristas por todos lados, cosa que nos hará presenciar divertidísimas situaciones. Por otro lado, estamos también ante una serie de mechas con mucha acción, siendo esta parte el principal hilo conductor de la historia. Sosuke es un soldado que fue guerillero desde niño, y su único mundo ha sido la guerra. Pero cuando conoce a Chidori, siente que empieza a vivir una parte de su vida que creía que nunca iba a conocer, pero esto no puede ser distracción para su misión de protegerla, ya que varios grupos terroristas intentarán hacerse con ella para «exprimir» todos sus conocimientos sobre la «tecnología negra».

                La serie es ante todo de ciencia ficción y acción, pero sus toques de humor son tan buenos que a veces sentimos que la propia historia principal es casi de relleno, sin duda el pilar fundamental de la serie es la divertida relación entre los dos protagonistas. Tal fue este hecho que la segunda temporada, Full Metal Panic: Fumoffu, trata exclusivamente sobre sus andanzas en el instituto, con una serie de historias cortas  autoconclusivas que nada tienen que envidiar a grandes series de comedia de instituto como School Rumble o GTO.

                Aquí profundizaremos un poco más no solo en ellos dos, sino en los demás personajes secundarios que, durante la historia principal, quedan un poco relegados a un segundo o incluso un tercer plano. Como nota curiosa, los primeros capítulos de Fumoffu no fueron emitidos debido a que su contenido se parecía en exceso a un suceso real que tuvo lugar en Japón en aquella misma época, donde hubo un secuestro de un adolescente en un instituto. Salieron más adelante en la recopilación final en DVD.

                Por último, la tercera temporada, Full Metal Panic: The Second Raid, vuelve a cambiar el registro, siendo mucho más dramática y seria que las dos anteriores. En la primera temporada el humor y la acción eran equitativos. Por el contrario, Fumoffu se centraba básicamente en la parte humorística de la serie, y en Second Raid tenemos la antítesis de Fumoffu, siendo una temporada en la que descubriremos los miedos internos de los protagonistas, somos testigos de las escenas más dramáticas y duras de la serie, que además cobran un plus tras haber visto Fumoffu y habernos encariñado con los personajes.




                A nivel técnico las tres temporadas cumplen, siendo lógicamente The Second Raid la mejor de las tres, también porque es la más actual. La animación de la directora Naoko Yamada está muy presente, no en vano es una de las directoras con más proyección ahora mismo en la industria japonesa, y eso se deja ver sobre todo en las escenas de acción con los mechas, de gran factura técnica.

                Por el contrario, el apartado sonoro no es uno de los puntos fuertes de la serie y no sobresale en exceso, pero los opening de cada temporada son bastante buenos, destacando a nivel personal «Sore ga, Ai deshou?» perteneciente a Fumoffu. En cuanto al trabajo de doblaje, cumple como siempre a un nivel excelso, teniendo grandes seiyuus en plantilla como Tomokazu Seki en la piel de Sagara Sosuke (muy conocido por otros papeles como Haru de Rave Master, Rob Lucci en One Piece o Archer de Fate/Zero), y en la voz de Kaname Chidori tenemos a Satsuki Yukino (vista en otros personajes populares como Kagome Higurashi de Inuyasha o Yoruichi de Bleach).

                En definitiva, Full Metal Panic! es una serie muy divertida que tiene una carismática pareja protagonista y que os proporcionará muy buenos momentos durante sus tres temporadas. Combina perfectamente momentos de humor con situaciones de drama y acción, y poco a poco va desarrollando un argumento cada vez más complejo en el que van apareciendo personajes y enemigos nuevos que enriquecen la historia. La cuarta temporada está al caer (primavera de 2018), por lo que es el momento perfecto para iniciarse con ella y disfrutarla. ¡No os la perdáis!




Ficha técnica


Título: Full Metal Panic!
Autor original: Shoji Gatoh
Directora: Naoko Yamada
Categoría: Shonen
Género: Comedia, Drama, Mecha, Escolar
Capítulos: 40 (3 Temp. + OVA).

Publicar un comentario

0 Comentarios