Por Calistina


Henar Torinos es una vallisoletana cuya influencia del manga la llevó a dedicarse a la ilustración. Su perseverancia le llevó a ganar el premio al mejor manga español en 2012 con su obra Mala Estrella. Sepamos algo más de ella:

KZ- Te lo habrán preguntado muchas veces, pero no he sido yo. ¿Cómo llegaste al mundo del cómic? ¿Tal vez la oferta económica?

HT- Desde pequeña me han encantado los cómics. Siempre me ha gustado mucho contar historias, y dibujar, así que el cómic para mí era el camino más lógico para combinar ambas cosas. Hacía mis cómics cortos en el instituto, usando como protagonistas a mis amigas y compañeras de clase… Pero no fue hasta que empecé a estudiar ilustración que me metí más en serio en el mundillo, haciendo un fanzine junto con mis compañeras de clase. Y desde luego la oferta económica fue el principal motivo de dedicarme a esto. Yo también quería tener una mansión o una cuevita en Northampton como Alan Moore (risas).

KZ- Desde MysticLegends o SupeinGO! Ya ha llovido bastante. ¿Qué es lo que más recuerdas y/o echas de menos de aquella época?

HT- Recuerdo que teníamos muchas ganas e ilusión. Hacer un fanzine te pone a prueba, no sólo en lo profesional si no también a nivel personal, trabajar en equipo, gestionar las entregas y las tareas… pero guardo muy buen recuerdo de aquella época. Es como que todo era posible por aquel entonces. Ahora con los años quizá haya perdido un poco de esa ilusión despreocupada, o quizá es que sea más realista.

KZ- Y llegó Mala Estrella. Con varios premios. ¿Qué has hecho con tanto dinero? ¿Te sirvió para abrir puertas?

HT- ¡De primeras me sirvió para abrir las puertas de mi mansión en Miami! (risas) Siendo serios, supuso una gran oportunidad a la hora de ponerme en contacto con más gente del mundillo, y un voto de confianza para futuros proyectos. El que tengas una obra terminada a tus espaldas hace que los editores se fíen mucho más de que vayas a sacar el proyecto adelante. Y supongo que los premios también les dan algo de seguridad, aunque aquí en España de momento eso es muy relativo.

KZ- Tienes un estilo muy definido y muy «manga». ¿Cuáles son tus autores nipones favoritos y por qué?

HT- El manga fue mi punto de partida, y me gusta mucho trabajar con él por lo expresivo que puede ser, aunque cada vez la línea de lo que es manga y lo que no, es más fina, puesto que son muchos los autores europeos y americanos que beben del manga, adaptándolo a su estilo propio. Actualmente leo un poco de todo, y de manga leo sobretodo publicaciones más indie y de pocos tomos. Pero cuando empecé a dibujar me inspiraba mucho Yoshiyuki Sadamoto (diseñador de los personajes de Evangelion) Ken Akamatsu (Love Hina), Naoko Takeuchi (Sailor Moon), Ai Yazawa (Nana).

KZ- Con Tragedy dibujaste para Javi Cuho. ¿Cómo es la experiencia de repartir trabajo? ¿Ibais al 50%, colaborabais los dos de igual manera?

HT- Trabajar con un guionista te obliga a salirte un poco de tu zona de confort, porque te va a poner a dibujar cosas que a ti como guionista no se te ocurrirían, o que no te has parado a desarrollar. Te ofrece una forma diferente de crear historias, y eso siempre es muy enriquecedor. En el caso de Javi, fue muy agradable porque tuve mucha libertad a la hora de representar su guión, y acogía de buen grado las sugerencias que le daba. Creo que una buena relación entre el dibujante y el guionista es esencial para conseguir una buena narrativa visual.

KZ- Seguimos con Tragedy, donde exploraste el género yuri, alejado del shônen en el que podría ser catalogado Mala Estrella. ¿En qué género te encuentras más cómoda?

HT- Precisamente me siento más cómoda en un género en el que aún no he publicado nada, las historias más personales o intimistas, lo que se llamaría slice of life. Me gusta mucho desarrollar personajes y ese tipo de historias que cuentan con más introspección que acción son las que más me gustan. Tanto en Tragedy como en Mala Estrella, a pesar de ser historias con mucha acción, hay muchas escenas de esa índole con las que he disfrutado mucho. De hecho, en la edición integral de Mala Estrella hay dos historias nuevas que son así, no ocurre nada nuevo a nivel de acción, si no que presentan de una forma introspectiva a determinados personajes.

KZ- Taro Urashima es un cuento muy conocido japonés y cambiaste el registro para ilustrarlo. ¿Quién te sirvió de inspiración?

HT- Para los personajes utilicé una versión más simplificada de mi propio estilo, que ya había utilizado en otras ocasiones. Para los fondos me fijé mucho en la película de Ponyo en el Acantilado, del Studio Ghibli, sobretodo en la forma en la que pintan el agua y los fondos marinos.

KZ- Mimitos es la mascota que todos necesitamos. ¿Qué complemento le falta llevar?

HT- Cualquiera que se nos ocurra. O que se le ocurra a otras personas. Lo bueno (o malo) de Mimitos es que pega con prácticamente todo. Creo que lo único que echo en falta es una línea de ropa interior de Mimitos.

KZ- Dentro del cómic hay varias fases. ¿Cuál es la que más disfrutas y por qué?

HT- Me gusta mucho la fase de storyboard, porque es cuando realmente creas la historia. Pero a la vez es la más complicada, así que depende del humor que tenga. El pasar las páginas a tinta es más mecánico, para bien y para mal, y cuando no estás muy concentrado que digamos, es la mejor tarea que se puede hacer.

KZ- Y llegamos a las BusyBitches. ¿De dónde surge esta colaboración con Nuria Velasco? ¿Os repartís los guiones y protagonismo? Háblanos de esta obra.

HT- La historia surgió tal cual la comentamos en el cómic… Nuria vino a mi casa a hacerme compañía mientras trabajábamos (ser freelance puede ser muy solitario) y a lo tonto fueron surgiendo muchas situaciones cómicas con las que bromeábamos mucho sobre hacer un cómic. Y al final lo hicimos. Nos sorprendió mucho la repercusión que tuvo, porque realmente fue algo que empezamos sin ningún tipo de meta o ambición. Creo que el hecho de que fuera un webcómic gratuito hizo mucho, en mi caso era la primera vez que hacía uno y me ha gustado mucho la acogida que ha tenido, tanto en España como internacionalmente con su traducción al inglés. A finales de septiembre saldrá la edición en papel de mano de Fandogamia.

KZ- Imagina que te dan carta blanca para hacer un cómic. ¿Sobre qué iría? ¿Cuál sería la temática?

HT- Creo que si me dieran carta blanca, me quedaría precisamente en blanco. Pero si tuviera que elegir, me encantaría sacar una historia que tengo pendiente hacer desde hace mucho tiempo. Es un slice of life, en el que la protagonista hace un viaje de crecimiento personal. Aunque suene muy sesudo en realidad no lo es tanto, pero es una historia que llevo desarrollando desde hace muchos años y me gustaría que viera la luz algún día.

KZ- ¿Qué proyectos tienes sobre la mesa?

HT- Ahora mismo estoy entre proyectos, después de la publicación de BusyBitches. Tengo un par de frentes abiertos y estoy tratando de decidir, o que se decida por mí, con cuál me pongo primero.

KZ- Cerramos el cuestionario con la pregunta estrella. ¿Qué debo hacer para llegar a tu nivel artístico?

HT- Madre mía, una pregunta densa para terminar. Va a sonar típico, pero si es lo que repiten todos los artistas será porque algo de razón tendrá… el secreto está en la práctica. Practicar, practicar mucho. Equivocarse todas las veces posibles y descubrir la manera correcta de hacerlo. Estar atento a los consejos que puedas recibir y no empeñarte en repetir cosas que no acaban de funcionar. Conocer tus puntos fuertes y explotarlos, saber tus puntos débiles y mejorarlos o aprender cómo hacerlos menos evidentes. Y paciencia, ¡mucha paciencia!