Monstress




Os traigo la reseña de un cómic que ahora mismo lo está petando y no es para menos. A decir verdad, ya le tenía el ojo echado desde que lo sacó Image en EEUU, por su dibujo. La portada y los interiores de Sana Takeda son sencillamente espectaculares y lo mejor de todo es que no baja el ritmo a lo largo de los dos tomos publicados en nuestro país. Entonces, quedaba la prueba de fuego, si el guión de Marjorie Liu estaba a la altura del dibujo, tarjeta de presentación del cómic.

                «Monstress» nos presenta un mundo de fantasía con estética steampunk en el que la protagonista, Maika Mediolobo, se hace pasar como esclava para infiltrarse en las Cumaea, una orden de sacerdotisas que consume arcánicos (la raza de Maika) como combustible. Es entonces cuando descubriremos que Maika tiene un monstruo encerrado en su interior, sin saber el motivo, y que sigue buscando pistas sobre el legado de su madre, muerta en extrañas circunstancias.

                Marjorie Liu nos presenta un mundo complejo y bien asentado, en donde se nota que la guionista ha hecho un trabajo profundo de worldbuilding. Encontramos diferentes razas: los humanos, los ancianos, los gatos, los arcánicos (mestizos de humanos y ancianos), y los dioses antiguos. En las relaciones entre estos pueblos se encuentra toda la historia de este cómic. Los arcánicos y los humanos han estado en guerra durante mucho tiempo, y el odio mutuo que se profesan queda reflejado en la historia desde las primeras páginas.



                Llama la atención, porque por desgracia no es habitual, que todas las protagonistas son mujeres y son las que llevan la voz cantante. Parafraseando a uno de nuestros presidentes, en el cómic: «las mujeres hacen cosas», buenas, malas y regulares. El sistema de gobierno que nos encontramos es un matriarcado y en él, figuras destacadas como las ya citadas Cumaea o la mítica reina chamán, una gobernante mítica por motivos que no puedo desvelar. Hay que esperar para encontrar a un «hombre que haga cosas» y cuando aparece, hasta parece chirriar un poco. Es evidente que esto es intencionado y, ¿sabéis qué?, que la historia funciona igual de bien que cualquier otra. Es más, la importancia no está en el sexo, sino en lo bien construida que está la historia y en la cantidad de cliffhanger que tiene y que hacen que te vayas enganchando más y más.

                Ya he hablado antes del dibujo de Sana Takeda, que es de los más bonitos que he visto en mucho tiempo. Tiene una interesante mezcla entre el manga, el cómic americano y el cómic francobelga que lo hace muy atractivo visualmente. Aparte de la estética steampunk que ya hemos citado, se nota que a la dibujante le gusta el art-decó y lo deja en multitud de detallitos a lo largo de sus viñetas. El color también es bastante inusual para una obra publicada en EEUU y salvo en contadas ocasiones, es bastante oscuro (cuenta una historia oscura, por lo que es interesante destacar el uso que hace de los dorados en los recuerdos, como si fuera una fuente de luz al desconocimiento actual en el que viven).

                «Monstress» ha sido nominada a multitud de premios y ha ganado otros tantos como el British Fantasy Award al mejor cómic (2017), varios Eisner (2018) y tres Hugo (2017 y 2018).



                La historia ha sido publicada en nuestro país por Norma editorial y consta, de momento, de dos volúmenes. Es una edición sencilla en rústica, a todo color, a 19,50€ cada tomo de la que ya os digo que cuesta cada euro.

                «Monstress» me ha reconciliado con el género fantástico, con el que andaba peleado en estos últimos tiempos, y me ha dejado con ganas de saber cómo va a seguir la historia y cómo va a terminar. Sin duda alguna, «Monstress» es una de los mejores cómics publicados en España en 2018.

Publicar un comentario

0 Comentarios