Area no Kishi




Vuelvo a la carga con uno de mis géneros favoritos tras varios meses explorando otro tipo de animes. Siempre es un placer comenzar a ver un anime deportivo, ya que sabes que la mayoría de veces te ofrece un cóctel de diversión, positivismo y adrenalina que, una vez terminas de verlo, te apetece saltar del sillón e ir a practicar deporte y no dejar de moverte. Son series que envían un mensaje de autosuperación que incluso se puede extrapolar a tu vida diaria. En esta ocasión, tras ver animes de deportes más minoritarios en nuestro país como el béisbol o el voleibol, me he decantado por escoger uno del deporte rey, el fútbol, porque sí, hay más vida aparte de los míticos Oliver y Benji. Bienvenidos a El Caballero del área.


“En busca del caballero del área”





Kakeru Aizawa es el hermano menor de Suguru Aizawa, un genio del fútbol que ya compite como centrocampista en la selección de Japón sub-16. Kakeru también juega al fútbol como delantero, pero siente la presión de estar a la sombra de uno de los mayores jóvenes prodigios de su país. A raíz de esto, una vez en el instituto, Kakeru se plantea dejar el fútbol y se convierte en el utillero del equipo, ya que, según sus palabras, no disfruta jugando y se conforma con ser testigo directo del éxito de la carrera de su hermano. Esto provoca un gran enfado en Suguru, que siempre ha tenido el sueño de jugar junto a él en la selección absoluta de Japón, siendo Kakeru el delantero centro capaz de recibir todos sus pases, y así convertirse en su «Caballero del área».

“El fútbol en Japón”.


Aunque a veces nos cueste creerlo, ya que se trata del deporte rey en nuestro país, en muchos países el fútbol es un deporte secundario y, concretamente en Japón, siempre ha sido un deporte minoritario que ni tenía liga profesional hasta la década de los 90. Japón siempre ha sido un país muy arraigado en sus tradiciones y aunque oficialmente puede que no haya un deporte nacional, el Sumo es considerado como el tradicional y principal estandarte del país, junto con otros deportes de corte marcial como el Judo o el Kárate, donde siempre han sido potencia mundial. Si hablamos de deportes modernos, el más popular es el béisbol, que fue el primer juego occidental introducido en el país (durante la era Meiji), y cuenta con su propia liga profesional instaurada en los años 50 que emula la MLB de EEUU. 

No fue hasta entrada la década de los 90 cuando empezó el auge del fútbol (o Soccer, como lo llaman allí) y, según las «malas lenguas», una de las principales razones de su popularidad fue el manga de Captain Tsubasa (conocido aquí como Oliver y Benji), que provocó una fiebre en Japón donde muchos jóvenes querían emular las peripecias de los jugadores del New Team. Sea verdad o mentira este rumor, lo cierto es que en 1992 se creó la primera liga profesional de fútbol en el país, la J-League, y como es habitual en los nipones, no han necesitado muchos años para desarrollarla hasta el punto que hoy en día no tiene nada que envidiar a las ligas menores europeas, e incluso ya han albergado certámenes tan importantes como el mundial de fútbol de 2002 (de infame recuerdo para España) y en 2020 albergarán los JJOO. Tanta es su popularidad que posiblemente sea hoy en día el segundo deporte moderno en Japón (junto con el ping-pong), superando a otros deportes que tenían mucho seguimiento allí como el Voleibol.




Todo esto ha provocado que sigan apareciendo diversos mangas y animes cuya temática principal es este deporte, y aunque todavía no son conocidos por occidente (la sombra de Oliver Atom es muy alargada), sí poseen suficiente calidad como para mirarle de tú a tú a la obra de Yōichi Takahashi, aunque esto, claro está, es cuestión de gustos. Entrando en la que nos ocupa, Area no kishi es un anime que dista completamente de lo visto en Oliver y Benji. Aquí tenemos a un protagonista que no es un prodigio del fútbol (ese honor es para su hermano mayor), y tras una serie de circunstancias lo veremos desarrollarse como futbolista hasta alcanzar un objetivo. La serie parte de un prisma psicológico diferente al acostumbrado, y también se le da menos importancia a la espectacularidad de los partidos, regates o paradas, para ahondar más en la psicología de los personajes. Aquí no tendremos esos partidos interminables donde el campo era infinito, ni catapultas infernales; todo sucede desde un punto de vista más realista, y aunque también se toma sus licencias como anime que es, lo que más interesa son los personajes y su día a día.

Técnicamente, la serie es correcta, sin alardes. Animada por el estudio Shin-Ei Animation (responsable de animar clásicos como Doraemon o Ninja Hattori), posee una calidad similar a estas, cuya estética por momentos recuerda a la de un kodomo haciendo muy infantiles a los personajes, aunque hay ciertos capítulos donde la animación luce mejor (aunque casi nunca suele estar a la altura del opening). Tiene planos muy estáticos y el dibujo también es flojo, en general bastante inferior al del manga (sobre todo en sus últimos tomos), aunque, como digo hay ciertos capítulos en los que se nota que se invirtió más presupuesto y mejora bastante, lástima que no se pudiera mantener dicha calidad en toda la temporada. No obstante, la calidad es estándar, sin grandes alardes, pero tampoco hay capítulos que desentonen en exceso, todos siguen una misma línea de calidad. 

La banda sonora mejora algo el conjunto, con ciertas melodías que dan emoción a los partidos. En todo caso, lo mejor de esta obra, como suele ser habitual en este género, son los personajes, tanto el principal como los secundarios, que son los que ofrecen los momentos más divertidos y llevan todo el peso de la historia, en cuyo trasfondo además existe una pequeña historia de amor que, aunque no se desarrolla en exceso en el anime, sí lo hace un poco más en el manga, y hace que empaticemos más con los protagonistas y distrae la atención hacia más cosas que no son solo fútbol. Además, aunque no lo parezca en un principio, también hay momentos algo más tristes e incluso dramáticos, ofreciendo en general una historia interesante donde el fútbol es el vehículo para unir todas las historias de todos los personajes.

En definitiva, Area no Kishi es un buen anime deportivo que mantiene el interés del espectador durante todos los capítulos gracias a unos buenos personajes secundarios y una bonita historia de superación llena de momentos tristes y divertidos, aunque en términos de espectacularidad y épica se encuentra un par de peldaños por debajo de los grandes del género. Hay más vida allá de Oliver y Benji y, si eres seguidor de este tipo de animes deportivos, seguro que te hace pasar un buen rato.

Ficha Técnica

Nombre original: Area no Kishi

Autor: Hiroaki Igano

Estudio: Shin-Ei Animation

Categoría: Shonen

Género: Deportivo, comedia, instituto.

Año: 2012

Capítulos: 37

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Quiero saber si habra su continuacion del 38 adelante, ya que en verdad me encanto EL CABALLERO DEL AREA.
    Espero una temporada que encanta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas. Pues a pesar de que el manga ya terminó, aún no ha trascendido si habrá 2ª temporada. Esperemos que sí.
      Un saludo!

      Eliminar

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.