Midnigther y Apolo




Cuando Warren Ellis creó a Midnighter, muchos quisieron ver a un alter ego de Batman y hasta a su relación con Apolo le encontraron similitudes con el hombre murciélago y su cacareado amor/odio con Superman. Sin embargo, el ir siempre con su traje de héroe (menos en la obra que nos ocupa, que aparece varias veces sin él) y la máscara, lo acerca a alguien más oscuro, tal vez la Sombra, aunque con su físico y su fuerza, sería equiparable al Capitán América.

Pero dejemos las comparaciones y sumerjámonos en el héroe que rompe estereotipos. Tras su reconciliación, Midnighter y Apolo van a pasar la prueba de fuego (nunca mejor dicho). Henry Bendix, creador del primero, quiere destruirlo y para ello arrastra a Apolo al inframundo. Nerón ha robado su alma y el héroe deberá descender para rescatar a su pareja.

Steve Orlando es el prolífico guionista que ha juntado a los dos superhéroes en un mismo cómic; con anterioridad, Apolo apareció esporádicamente en Midnighter pero es en el arco Rebirth donde toma notoriedad la relación, convirtiéndose en el núcleo de la historia.

El dibujante Fernando Blanco destaca, como él mismo cuenta en la entrevista al principio del tomo, por su dinamismo narrativo en las secuencias de acción y sus composiciones de página. Con un dibujo muy versátil y splash pages de infarto, la acción no parece tener secretos para su arte, no necesita texto para explicar prácticamente nada.

Me gustaría añadir al tercer autor de esta obra: el colorista Romulo Fajardo JR y algunas páginas de John Rauch. Si tuviera que definir el arte coloreando, sería en mayúsculas, ESPECTACULAR, que es lo que requiere un buen cómic americano y que descubrí en la serie Tierra 2: Sociedad (junto a Jorge Jiménez o Bruno Redondo) y Rómulo Fajardo jr. (Wonder Woman Rebirth), repartiéndose las páginas magistralmente.



Nos encontramos con una historia en la que el amor homosexual es la parte que más se suele destacar, ya que pocos héroes salen del armario. Extraño es el primer héroe de DC abiertamente gay. Con nombre español, Steve Englehart y Joe Staton presentaron un afeminado peruano que era un mago e hizo su aparición en el año 1988. No es el caso de los héroes que nos ocupan y que me lleva a otra reivindicación: cada cual con su vida amorosa que haga lo que le plazca.

Vista la parte en la que todos se fijan, vayamos a la trastienda. Como decía al principio, Midnighter se comparó con Batman y Apolo lo hizo con Superman (fuerza sobrehumana, vuelo y que sus poderes dependan del sol), así que nuevamente caemos en el fenómeno fan que junta a superhéroes en relaciones homosexuales imposibles (o no…). En el caso de nuestra pareja protagonista, sólo han tenido una disputa fuerte: Human on The Inside donde un cabreado Apolo arreó un guantazo a Midnighter por celos, haciendo que éste atravesara varias paredes.

Dejamos el tema central y vamos al argumento. Midnighter desciende al mismísimo infierno por su amado Apolo. Creo que no hace falta decir nada más, no hay que explicar ni el por qué, ni plantear dudas, ya que es esa prueba de amor romántico que aparece en cualquier relación (de otras maneras menos crueles, claro) y que afianza los sentimientos cuando se supera o, por lo menos, se intenta.
No demos más rodeos. Tiene amor y acción, narrados por un fiera brava que os hará disfrutar de todo; viñetas y encuadres imposibles y un color tan espectacular como el cómic americano nos tiene acostumbrados. ¿Alguna razón más para haceros con él?

Publicar un comentario

0 Comentarios