Colorful


     En la vida no siempre se puede contar con segundas oportunidades, y más si se trata de algo tan grave como quitarse la vida. Sin embargo, a un alma en pena se le va a otorgar una gran y valiosa segunda oportunidad: volver a la vida en el cuerpo de un joven que se acaba de suicidar. Si logra redimirse, recordar quién fue y el pecado que cometió, además de descubrir por qué el chico se suicidó, podrá volver a la rueda de la reencarnación. Si no, sólo conseguirá el olvido eterno.

                «Colorful» nos habla de la muerte, pero sobre todo nos habla de la vida. El alma en pena acaba en el cuerpo de un joven llamado Makoto (y así nos referiremos a él hasta el final), que acaba de cometer un intento de suicidio (con mal final, pero aquí es donde interviene el Más Allá). Makoto volverá a la vida y se integrará en esa familia y, si bien al principio se muestra apático, poco a poco iremos viendo cómo despierta su interés por la vida del anterior dueño de su cuerpo o por la relación que mantiene especialmente con su madre, causa que se revelará como una de las principales para el anterior suicidio de Makoto.

                A ello se unirá el conocimiento (o re-conocimiento) de la chica de la cual «Makoto» estaba enamorado, Hiroka, quien se prostituye por el simple afán consumista, algo bastante habitual en Japón, por desgracia.

                A partir de ahí, la película es un devenir de sucesos que se desarrollan a través de estas dos premisas y que irá permitiendo tanto a «Makoto» como al espectador ir entendiendo que la vida está conformada de muchos matices de grises, y que no todo es tan sencillo como parece verse al principio.

Apartado técnico





     «Colorful» es la adaptación al anime de una novela homónima escrita por Eto Mori. La película tiene guión adaptado de Miho Maruo y la dirección corrió a cargo de Keiichi Hara. El director, que ya llevaba años trabajando para la industria en largometrajes de franquicias como Doraemon o Shin Chan, nos presenta aquí una historia muy personal después de la aclamada «El verano de Coo». Remarcable también es que la película que dirigió a continuación, «Miss Hokusai», de la que hablamos en nuestro número 55, ha ganado varios premios, entre ellos el del festival de Sitges a mejor largometraje de animación en el año 2015.

Animación y diseño de personajes

El estudio Ascension fue el encargado de realizar la adaptación, producida a su vez por los conocidos estudios Sunrise y Aniplex.

                La dirección de arte corrió a cargo de Takashi Nakamura, que ha trabajado también en la adaptación al anime de «El himno del corazón» o la película de «Fairy Tail: Houou no miko». El diseño de personajes es de Atsushi Yamagata, que ha trabajo en personajes de series como «Hakkenden shin sho» o «Gin-iro no kami no Agito», tan resaltables como su trabajo de animador en la conocidísima película «El viaje de Chihiro», del Studio Ghibli.

Banda sonora

La música corre a cargo de Kô Ohtani, responsable, entre otras, de la BSO de «Shadow of the Colossus», «Sakura Saku» o «Chieri to cherî». De todas formas, en general, la música de «Colorful» es más de acompañamiento que algo que destaque por sí misma. Actúa de forma correcta, sin molestar, pero tampoco sin destacar.

Opinión



«Colorful» es una película con un potente mensaje de redención. La historia no se centra en lo sobrenatural, sino que trata sobre algo más cercano al género slice of life. La acción nos introduce en la vida de Makoto de forma tan sencilla, que pronto nos veremos sumergidos en ella. Lo principal en el argumento es descubrir qué ha llevado a Makoto a quitarse la vida. Son dos descubrimientos prácticamente seguidos lo que le empujan a ello. Sin embargo, el alma en pena no sólo descubrirá eso, sino que irá más allá, hasta llegar al punto de la superación.

                A pesar de lo triste que puede resultarnos el argumento a simple vista, «Colorful» es un canto a la vida. Un canto a superar las adversidades. Un canto a amar y amarse a uno mismo, perdonando los fallos de la gente de nuestro alrededor y nuestros propios errores. Nos enseña a no darnos por vencidos y a vivir esta vida, que es un regalo.

                «Colorful» es una película triste, melancólica, pero al final, ese giro último, es el que llena de color toda la historia.

Publicar un comentario

0 Comentarios