Que Death Note vaya a tener adaptación a película, no es la noticia.
Que Gus Van Sant la vaya a dirigir, sí.

La Warner Bross está detrás de la adaptación cinematográfica del manga de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata.


El afamado director de películas de culto como El Indomable Will Hunting, Psycho o la premiada Elephant, se hará cargo del proyecto reemplazando a Shane Black, primera opción de la Warner.

Anthony Bagarozzi y Charles Mondry se encargarán del guion que si todo va como debe, verá la luz en 2015. No es la primera adaptación cinematográfica: en 2006, El Studio Nikkatsu produjo la primera adaptación de la mano de Shusuke Kanebo.

Dos temporadas de anime a cargo del estudio MADHOUSE avalan el éxito de uno de los mangas más celebrados.

Light Yagami es un estudiante sobresaliente y una de sus grandes obsesiones es acabar con los criminales que le rodean.
Un día cae en sus manos un extraño cuaderno llamado Death Note con instrucciones incluidas: si escribía el nombre de una persona y visualizaba su rostro, este caía muerto, fulminado por un ataque al corazón.

Un abanico de posibilidades abren sus espectativas y ambiciones...