Por fin se ha estrenado en los cines japoneses la esperada última película de Dragon Ball Z, “Battle of Gods”, convirtiéndose rápidamente en una de las más taquilleras del año con unas ganancias de más de 2 millones de yenes en tan solo su primer día de proyección. Como ya sabréis, esta película está ideada por el mismo Akira Toriyama, que se vuelve a involucrar personalmente en un proyecto sobre el manga/anime después de muchos años sin hacerlo (pues recordemos que Dragon Ball GT no es obra suya), y se sitúa justo después de los acontecimientos de Majin Buu.

La historia nos presenta a un nuevo villano llamado Bils, el dios de la destrucción que mantenía el equilibrio del universo y que dormía en un largo sueño, hasta que finalmente ha despertado. Al escuchar rumores sobre un nuevo guerrero proclamado como el más fuerte del universo, llamado Son Goku, Bils parte hacia su búsqueda emocionado por encontrar a un luchador tan formidable después de tantos años. Por su parte Goku, desobedeciendo las advertencias de Kaito, acepta el duelo, pero cae vencido con sorprendente facilidad. Aparentemente ya no queda nadie para defender la tierra y el universo de las garras de este nuevo enemigo. ¿Serán capaces nuestros amigos de detener al Dios de la destrucción? 

Con esta nueva historia Toriyama ha vuelto a captar la atención de todo el planeta, que ha recibido con los brazos abiertos esta nueva película de la saga. Nos esperan casi hora y media de nuevas aventuras de nuestros personajes favoritos, con una animación moderna y espectacular, y alguna sorpresita que no dejará  indiferente a ningún fan. Probablemente en pocos meses la tendremos disponible en nuestro país. ¡¿Os la vais a perder?!